Promover que Pemex invierta en infraestructura para producir combustibles limpios, así como apoyar al grupo de trabajo de la Comisión Ambiental Metropolitana, es parte de los compromisos asumidos por diversas organizaciones ambientales.

En una reunión con el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), la Asociación de Combustibles Eficientes de Latinoamérica (Acela) y el Consejo Internacional de Transporte Limpio (ICCT) coincidieron en que la calidad de la gasolina, particularmente en la zona metropolitana, es buena.

Daniel Pourreau, representante de la Acela, mostró su desacuerdo con el uso de etanol como oxigenante de los combustibles y de usarse se elevarían en 13% las emisiones de ozono en promedio anual entre el 2015 y el 2020. En ese periodo, las toneladas de ozono pasarían de 11,013 a 12,484.

Katherine Blumberg, del ICCT, dijo que Pemex puede producir gasolinas más limpias hasta con 67% menos azufre, es decir, podría producirla con un contenido de 10 partes por millón, aunque la norma lo obliga a distribuir producto con hasta 30 partes por millón. El costo puede ser de entre 1 y 6 centavos de peso por cada litro, dependiendo de la calidad de la infraestructura que se tenga; hoy Pemex ya tiene en marcha plantas con las que deja las gasolinas en 30 ppm y necesita realizar adecuaciones operativas.

Gabriela Niño, del Cemda, añadió que en el programa de combustibles limpios de Pemex se invirtieron unos 5,000 millones de dólares destinados a gasolina, pero faltaron al menos 2,000 millones para destinarse al programa de diesel.