La industria automotriz inicia el 2021 en el terreno negativo, bajo las presiones de la crisis Covid-19. Durante enero y febrero se mostraron caídas interanuales en todos los indicadores de seguimiento a este sector, uno de los más importantes en la economía mexicana. 

En el segundo mes del año las automotoras ensamblaron en total 238,868 automóviles y camiones ligeros; por su parte la industria logró la exportación de 213,987 unidades, de acuerdo con el reporte de la AMIA (Asociación Mexicana de la Industria Automotriz) difundido por el Inegi.

Estos resultados reflejan diferencias importantes respecto de los niveles de producción y envíos internacionales respecto de los niveles previos a la pandemia. En comparación con febrero del 2020 el nivel de producción de autos se contrajo 28.8% y el nivel de exportaciones cayó 21.8 por ciento.

La industria automotriz ya presentaba un bajo dinamismo incluso antes de la crisis sanitaria y ésta profundizó de manera acelerada dicha tendencia negativa. Casi el total de las firmas automotoras que tienen plantas en México continúan presentando recortes importantes en sus niveles de operación, producción y salidas internacionales. 

En términos de producción sólo dos firmas esquivaron la contracción: BMW Group y Toyota con incrementos en el total de autos y camiones ensamblados de 16.0 y 11.8% respectivamente. 

Por su parte, en el ánalisis de las exportaciones fueron cuatro marcas las que lograron situarse en el terreno positivo: BMW Group, Nissan, Honda y Toyota que incrementaron sus envíos al exterior en 49.9, 8.9, 1.6 y 1.5% respectivamente.

Aún con la reapertura de actividades, la relajación de las restricciones al comercio internacional y los programas globales de vacunación la industria automotriz todavía presenta dificultades para la recuperación.