De acuerdo con Héctor Olea, presidente de la Asociación Mexicana de Energía Solar Fotovoltaica (Asolmex), de un total de casi 60,000 contratos al mes de junio, el 2018 cerrará con más de 100,000 contratos de generación distribuida mediante techos solares en hogares y comercios, gracias a los avances en materia regulatoria como la cancelación de aranceles a las importaciones de páneles y el desistimiento de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) del amparo ante las contraprestaciones por los esquemas de facturación neta y venta total de energía.

En la quinta sesión de la Cátedra Naturgy (antes Gas Natural Fenosa), el empresario adelantó que esta semana la Comisión Reguladora de Energía (CRE) pondrá a consulta los lineamientos para una política pública de almacenamiento de electricidad en el país, con lo que espera avanzar en esta materia que es la tendencia mundial no sólo mediante centrales hidroeléctricas sino contemplando la incursión de pilas de litio en los programas de desarrollo del sector en México.

“A finales de esta semana se inician oficialmente las consultas por parte de la CRE para elaborar este nuevo edificio alrededor del almacenamiento de energía”, explicó, “dentro de la Asolmex estamos detonando el nuevo comité de almacenamiento de energía para acompañar a la CRE en este nuevo desarrollo”. Los retos para la próxima administración se centran en la continuidad de procesos como las subastas de energía y en el acceso a la información a todos los participantes de los distintos mercados, ya que ello es condición para que funcionen.

Según él, incluso entre los participantes más activos del sector eléctrico, no existe suficiente información por parte de las autoridades en lo que respecta particularmente al mercado eléctrico mayorista, por lo que las señales de precios no incentivan la participación de más inversionistas.

Por ejemplo, se requiere un inventario de los proyectos de gran escala (a partir de 1 megawatt) que realmente están en operación, mismo que la propia Asolmex elabora y presentará en las próximas semanas. “Resulta paradójico que en este país no sabemos cuántas plantas están operando en el sector solar”, dijo.

Por lo pronto, existe información de 30 proyectos solares en operación que podrían arrancar a finales de este año. Para los próximos 10 años, contemplan que se pondrán en marcha otras 60 centrales con estas características, con lo que para el 2030 esperan que el país llegue a por lo menos 100 parques solares de gran escala.

Ángel Larraga, presidente de Naturgy en México y también presidente de la Asociación Mexicana de Energía, dijo en la misma sesión que las empresas están interesadas en invertir prácticamente mediante cualquier esquema en el país, siempre y cuando exista realmente un mercado competitivo en materia eléctrica.

kgarcia@eleconomista.com.mx