Chuck Grassley, presidente del Senado de Estados Unidos, urgió a los legisladores demócratas a aprobar el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

“Cada día que pasa es otro día en que los beneficios del T-MEC no se realizan. Si se intenta reabrir todo el T-MEC, se podría arriesgar a deshacer el acuerdo por completo, lo que no beneficiaría a nadie”, dijo este martes en una audiencia en el Senado estadounidense.

“Por lo tanto, insto a los Demócratas de la Cámara de Representantes y al embajador (Robert) Lighthizer a centrarse en sus preocupaciones específicas y proponer soluciones en poco tiempo, para que podamos aprobar el T-MEC”, añadió Grassley.

Planteó que la ratificación de este acuerdo comercial proporcionará la certeza que tanto necesitan los trabajadores de las empresas, los agricultores, los ganaderos y las familias estadounidenses, y mejorará la credibilidad de la ambiciosa agenda del comercio mundial.

El 30 de noviembre de 2018, Canadá, Estados Unidos y México firmaron el T-MEC que, en caso de que entre en vigor, reemplazará al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Grassley expuso que seguramente nadie podría considerar que el TLCAN sea mejor que el T-MEC.

“Y nadie, y déjenme enfatizar esto, nadie debería descartar la importancia de un mercado de medio billón de dólares para las exportaciones estadounidenses. He hablado con Pelosi. He apoyado el trabajo continuo de los miembros de ella (legisladores demócratas) con el embajador Lighthizer para aclarar inquietudes pendientes e identificar soluciones bipartidistas. Tengo una mente abierta a ideas viables y estoy listo para considerar posibles mejoras al T-MEC”, dijo.

Como ejemplo, indicó que apoya una aplicación estricta de todos los capítulos del T-MEC, a través de un sistema que funciona de manera confiable y tiene credibilidad con respecto a México y Canadá.

También se dijo complacido de que las importantes disposiciones del T-MEC sobre medicamentos recetados no requieran ningún cambio en la ley de los Estados Unidos, a la vez que estaría abierto a propuestas que confirmarían este punto.

Las preocupaciones de los demócratas se pueden resumir en cuatro puntos: asegurar el cumplimiento (enforcement) de la legislación laboral; fortalecer las reglas de protección al medio ambiente; fortalecer los derechos de los trabajadores, y disminuir el periodo de exclusividad para datos de patentes de medicinas biológicas.

Algunos demócratas han propuesto modificar el texto central del T-MEC para atender estas preocupaciones.