Con cortes en sus brazos y el pecho resultó el presidente de la estatal cuprífera chilena Codelco,Óscar Landerretche, tras el atentado explosivo que sufrió en la tarde del viernes pasado en su casa.

Tras ser dado de alta desde la Clínica Alemana, a eso de las tres de la madrugada, el economista calificó el acto como cobarde y violento y aseguró que no se siente amedrentado.

"No voy a hacer hipótesis al respecto, pero lo único que voy a decir es que si hay alguien por ahí que cree que con algo como esto, el directorio de Codelco, la alta administración de Codelco, o yo mismo vamos a actuar en forma diferente de como hemos estado actuando, respecto a establecer buenas prácticas, transparencia, probidad, control al lobby en nuestra empresa, la empresa que es de todos los chilenos se equivoca profundamente", expuso.

Respecto a las consecuencias que dejó el ataque explosivo, Landerretche comentó la mayor parte de los daños los sufrió él y su asesora del hogar.

"Creo que tuvimos suerte al final. La mayor parte de lo que ocurrió me pasó a mi y no a mi hija ni a la señora Catalina, quien trabaja en mi casa", explicó.

Finalmente, en su escueta conversación con la prensa, instancia en que no aceptó preguntas, el presidente de Codelco dijo que "los temas de la justicia, cómo procederá en este crimen lo vamos a dejar".