La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) recomendó a México acompañar a los sindicatos para ampliar la afiliación sindical, sin desalentar el surgimiento de otras formas de organización.

Con esto se podría mejorar el diálogo social y el respeto a los derechos laborales, indicó Paolo Falco, especialista de la OCDE.

Por su parte, el encargado del despacho de la Subsecretaría de Previsión Social, Omar Estefan, afirmó que sin la negociación colectiva no se puede impulsar una agenda de derechos laborales.

Estefan refutó las críticas al gobierno federal, en el sentido de que desde su llegada se terminó la paz laboral. La que había en la administración anterior se lograba “a espaldas de los trabajadores”, con contratos de protección de los que ellos ni estaban enterados, sostuvo el funcionario.

El sindicato del futuro

Según Paolo Falco, cuando un sindicato que funciona bien ayuda a mejorar la calidad de vida de los trabajadores, “los lleva a la formalización”. Eso lo consiguen proveyéndolos de información sobre sus derechos, además de darles una formación laboral.

La sindicalización ha disminuido en México y en todos los países de la OCDE, informó el economista. La afiliación es cada vez menor para trabajadores autónomos, informales, de medio tiempo o de cualquier otra de las nuevas modalidades de empleo, como los que son contratados para una plataforma digital.

“Necesitamos más y no menos sindicatos, así como representaciones de empresas, que estén sentados en la misma mesa negociando”. Una representación transparente permitirá enfrentar los retos y anticipar los cambios en el mercado laboral, afirmó. “El sindicato del futuro es una institución que ayuda a la economía a funcionar mejor”.

La reforma laboral, aprobada en abril pasado, ha sido para mejorar relaciones sindicales y el diálogo social, para darles voz a los trabajadores, consideró. Pero ahora lo que sigue es hacer una evaluación e inspección para saber si está funcionado o no lo aprobado.

Por su parte, Reyes Soberanis, vicepresidente del Congreso del Trabajo, aseguró que, en el nuevo contexto laboral, caracterizado por las nuevas tecnologías, existen un temor e incertidumbre de los trabajadores por perder la justicia social.

Durante su participación en el foro el futuro del trabajo es ahora, de la OCDE, expuso que, ante la aparición de nuevas formas de trabajo, es importante contar con un buen diálogo entre trabajadores y empresarios para mediar en beneficio de los que generan la producción.

[email protected]