A partir del pasado lunes, todos los importadores de calzado deberán presentar -de manera obligatoria- el permiso previo de la compra al exterior, en el que se especifique la información del producto a ingresar, acción que permite un respiro a la industria nacional del calzado por frenar aquella mercancía subvaluada que genera competencia desleal.

Desde noviembre del 2014 a principios del mes en curso, la industria detectó que los precios del calzado se ajustaron entre un 15 y 20% al alza, luego de que ingresaban pares de zapatos a precios ridículos por debajo del mercado de 20 centavos de dólar, costo que no es equivalente ni al insumo que se utiliza en la manufactura, estableció el presidente de la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato, Ismael López García.

En entrevista, el empresario comentó que el gobierno federal aumentó el número de candados al ingreso de calzado procedente de Asia, en el que a través de fracciones arancelarias con 10 dígitos, identificará aquellos productos que sean ilegales.

Desde noviembre pasado se notó un ajuste, los precios del calzado se han acomodado. Es una buena decisión del gobierno federal y permitirá que la industria viva tranquila y que su preocupación esté centrada en dar un mejor servicio a los clientes. Eso es algo que no podemos dejar de hacer, dar los mejores productos y la mejor calidad, principalmente que los precios sean razonables , acotó.

El dirigente guanajuatense explicó que los importadores deberán especificar -en su permiso que solicitan a las autoridades aduaneras para adquirir mercancía de Asia- qué tipo de calzado importarán. De no hacerlo, será difícil poder ingresar al país zapatos de oriente.

De entrada existen cinco rubros de categorías de calzado: de plásticos; el de corte sintético; el de piel, que es el más caro; el textil, y el que mezcla productos extraños como la pantufla, que puede llevar tela, plástico o plataformas de madera.

López García refirió que este control hace que el precio del calzado se ubique por arriba de otros, puesto que anteriormente los costos eran irracionales: Se encontraba zapato de piel a 2 dólares en el mercado, eso no vale ni lo de la suela, o los de plástico con 20 centavos de dólar, que luego los comercializadores venden a 30 pesos .

[email protected]