Representaciones empresariales de firmas nacionales y extranjeras establecidas en México expresaron ayer su preocupación por la intención del presidente Andrés Manuel López Obrador de desaparecer a los órganos autónomos del Estado mexicano y sectorizar sus funciones dependencias centrales.

“Generan incertidumbre los proyectos para debilitar o eliminar a los organismos autónomos, que han sido pilares de la democracia reciente y orgullo de México frente al mundo. La concentración del poder, la eliminación de controles y del conocimiento técnico especializado no contribuirán nunca a alcanzar resultados positivos en ninguna de las áreas reguladas actualmente de forma autónoma”, afirmó el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en un comunicado.

Esta semana, el presidente López Obrador anunció que ya trabaja con su gabinete en una propuesta para desaparecer órganos como el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) o el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai), bajo el argumento de garantizar la austeridad en el gasto público.

“Llevar a los hoy órganos autónomos al seno de las secretarías de Estado eliminaría el sentido técnico de las decisiones para convertirlas en disposiciones políticas, tornándose en un gran retroceso para el posicionamiento del país en materia de regulación, evaluación y control en temas muy relevantes como telecomunicaciones y radiodifusión, la competencia económica y la transparencia, con respecto a las tendencias democráticas en el concierto mundial”, expresó por su parte la Comisión de Competencia de la International Chamber of Commerce México (ICC México).

Sentenció que llevar los órganos constitucionales autónomos al seno de las secretarías de Estado es tanto como convertirlos en órganos políticos y perdería su razón de ser que es tomar decisiones técnicas.

Esas decisiones técnicas son las que se han impulsado en el país y que solo pueden ser tomadas por los miembros de estos órganos con plena autonomía, a partir de la mejor medida para el bienestar del ciudadano común y no de grupos de interés o políticas públicas de corto plazo”, refirió el ICC.

La iniciativa del gobierno se da luego de que en junio del año pasado el senador por Morena, Ricardo Monreal presentara una propuesta que planteaba desaparecer al IFT, la Cofece y la Comisión Reguladora de Energía para crear un solo órgano regulador de los mercados, aunque dicha iniciativa fue retirada por el senador a mediados de ese mes luego de las críticas recibidas.

A lo largo de su mandato, el presidente López Obrador ha criticado en reiteradas ocasiones el entramado de órganos autónomos del Estado mexicano, bajo el argumento de que mantienen “una burocracia dorada” y que sus funciones pueden ser absorbidas por el gobierno central, aunque recientemente descartó que la desaparición de dichos órganos vaya a implicar despidos de personal.

Por otro lado, el CCE, reprobó también que desde el gobierno central se estigmatice a sectores económicos formales, que son generadores de empleo, invierten en el país y pagan impuestos que financian el gasto público en salud, educación y seguridad. En particular, “en lo que se refiere a las empresas de energías renovables y a la actividad minera”

“En momentos tan difíciles para nuestro país, en que todos deberíamos estar buscando alternativas para impulsar la actividad económica, en poco abona el ataque a sectores productivos importantes y el demérito al trabajo del sector privado formal, que ha tenido que sobrellevar una de las crisis económicas más fuertes de los últimos tiempos sosteniendo las plantillas laborales”, dijo el CCE.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx