A pesar de que Petróleos Mexicanos (Pemex) distribuirá gasolina Magna de ultra bajo azufre (UBA) en niveles de 30 y 80 partes por millón, este parámetro resulta insuficiente para tener la calidad óptima de 15 partes que marca la Carta Mundial de Combustibles, establecida en el 2013 por los fabricantes de vehículos.

Así lo cuestionó el presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Eduardo Solís, al referir que existe preocupación por parte de este gremio por la posible contaminación en los depósitos de gasolina magna de mayor nivel de azufre que aún se expende y el combustible mejorado por Pemex -al que pronto se cambiará .

La propuesta de la AMIA, desde hace unos años, es acatar el parámetro de 15 partes por millón en la gasolina Magna UBA, que es lo que marca la Carta Mundial de Combustibles.

Sin embargo, abundó que la empresa petrolera mexicana argumentó que por ahora sólo estaba en condiciones de ofrecer combustible de entre 30 y 80 partes, que más adelante se analizaría (...) Es UBA, pero no a los niveles que marca la Carta de Combustibles , insistió en conferencia de prensa.

La Carta Mundial de Combustibles es un mecanismo que provee recomendaciones de calidad en los combustibles, publicada en conjunto por varios organismos internacionales del sector automotriz, a fin de controlar y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de la utilización de combustibles de transporte por carretera. El azufre es uno de los principales compuestos que afectan el rendimiento del vehículo, ya que contaminan el sistema de distribución del combustible. El azufre ha tenido un impacto significante en las emisiones vehiculares por reducir la eficiencia del catalizador, también tiene efectos adversos al calentar el escape y perjudicar el funcionamiento del sensor de oxígeno .

Un gran inconveniente es que si está presente en gran cantidad y el combustible es utilizado en vehículos con sistemas de tratamiento de gases de combustión, el azufre afecta el rendimiento de estas tecnologías y no se obtienen los resultados esperados , detalla la Carta de Combustibles.

Por tanto, la homologación con el combustible de Estados Unidos no es suficiente, afirmó la AMIA.

Solís refirió que acorde a la NOM de emergencia 005 sobre la calidad de combustibles, a partir del 1 de febrero del 2016, México debería haber tenido gasolina Magna de UBA en todo el territorio nacional; aunque Pemex dijo que lo hará a partir de julio, gracias a las inversiones que se hicieron en las refinerías.

La industria automotriz emprenderá el análisis de la calidad de gasolina Magna, ya que de lo contrario no puede transitar a colocar dispositivos de alta tecnología en los vehículos, para reducir la emisión de contaminantes.

Tenemos que asegurar que haya combustible UBA desde la bomba donde se toma la gasolina de los autos , acotó Eduardo Solís.

Acumulación de origen

Buscan ampliar mercado a Europa

México busca incorporar la acumulación de origen para el sector automotriz en la profundización del Tratado de Libre Comercio de la Unión Europea (TLCUEM), a fin de que al integrar piezas o componentes de cualquier país de América del Norte al ensamble de autos se sume como originario, lo cual llevaría a incrementar las exportaciones y por ende el comercio.

Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), informó que en julio próximo arrancarán las pláticas entre México y la Unión Europea (UE) para la profundización del TLCUEM, en donde la bandera de este sector se centra en la homologación de las tres naciones de América del Norte (Estados Unidos, México y Canadá) en la acumulación de origen.

Si tengo partes y componentes de Estados Unidos en un auto ensamblado en México que va a Europa, esas partes no contabilizan de la región, porque tienen que ser de Europa o de México , explicó.

La acumulación de origen permitirá traer el componente, incorporarlo en el auto y contarlo como si fuera del propio país.

Actualmente México es el único país que cuenta con un acuerdo comercial en vigor con el viejo continente; Canadá recientemente concretó un TLC con Europa, en donde incluyó la acumulación de origen, y sólo falta que Estados Unidos lo establezca como parte del acuerdo comercial que negocia con esas naciones.

La AMIA y sus homólogas de Estados Unidos y Canadá firmaron una carta en la cual solicitan a sus respectivos gobiernos que pacten la acumulación de origen del sector automotriz en sus negociaciones con la UE.

lgonzalez@eleconomista.com.mx