El grupo de Negocios de los 20 (B-20) propuso eliminar los subsidios a los bioenergéticos, una medida que tendría impactos para México, que es uno de los mayores importadores de granos del mundo.

La iniciativa fue presentada ayer por un grupo de líderes empresariales a los ministros de Comercio y Economía de las mayores economías del mundo (Grupo de los 20) en su primera reunión en este puerto.

Creemos que va a permanecer por muchos años el efecto relacionado con la enorme volatilidad de los precios, derivada de los grandes incrementos de los consumos tanto de alimentos como de granos para otros fines , justificó Ernesto Cacho Ribeiro, director general de la empresa mexicana Minsa.

Afectado por las sequías, México incrementó 88.8% sus importaciones de maíz en el 2011, la tasa anual más alta entre los principales demandantes del mundo, y desplazó así a Corea del Sur de la segunda posición, quedando por debajo de Japón.

Con una preocupación similar, China -el segundo consumidor de maíz en el mundo- recortó este lunes a más de la mitad los subsidios dirigidos a la producción de etanol a base de granos para enfrentar el creciente uso de éstos con fines industriales y para la engorda de ganado.

Ahora obtendrán 79 dólares por tonelada de etanol producida con maíz u otros granos, un descenso de 60.8 por ciento. Hasta hace cuatro años, China no importaba maíz, pero inició luego una demanda creciente hasta importarlo por 577 millones de dólares en el 2011.

Daniel Servitje, presidente de Grupo Bimbo y quien coordinó el Grupo de Seguridad Alimentaria, dijo que se requiere además eliminar los subsidios a la exportación de bienes agrícolas, ubicados entre los más distorsionantes, y promover los combustibles de segunda y tercera generación.

En todo el mundo, Minsa es el mayor proveedor en la industria de harina de maíz nixtamalizado y Bimbo es la mayor panificadora.

En el 2012, Estados Unidos -el mayor exportador de maíz- dio por terminado el programa de subsidios por 6,000 millones para productores del etanol, pero lo hizo cuando éstos se mantienen beneficiados por los altos precios del petróleo y bajo la presión de reducir el déficit federal estadounidense.

Aún no está claro si Estados Unidos volvería a otorgar subsidios en un escenario en que los precios del petróleo bajen y, por tanto, el del etanol.

[email protected]