La creación de empleos formales de la economía mexicana cayó en junio 13%, a 68,269 plazas en su comparación interanual, como resultado de una destrucción importante de empleos eventuales y en coincidencia con una consistente eliminación de plazas en la industria extractiva por el declive petrolero, de acuerdo con cifras divulgadas por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Empero, durante el primer semestre del año, la economía generó 442,038 empleos, cifra 1.7% superior a la observada durante los primeros seis meses del 2015, pero suficiente para colocarse como la mejor en los casi cuatro años que van de la administración del presidente Enrique Peña Nieto.

Los más de 68,000 empleos creados en junio resultan del saldar las 94,664 plazas formales permanentes que se generaron durante el periodo contra las 26,395 eventuales que se dieron de baja. En los últimos dos meses, la eliminación de plazas eventuales ha debilitado los resultados de creación total de empleos, pues en mayo los poco más de 55,000 permanentes creados se vieron opacados por la baja de casi 34,700 eventuales, con lo que la generación neta fue de 20,334 puestos de trabajo.

El correlato es la pérdida de puestos de trabajo en la industria extractiva, que en junio fue de 5.8% y en lo que va del año promedia 5.2%, asociada al declive en la actividad petrolera del país, principalmente en los estados petroleros del sureste. En dicho mes, el empleo formal cayó 14.3%, en Campeche; 10.1%, en Tabasco, y 2.7%, en Veracruz.

Al 30 de junio pasado, el registro de trabajadores asegurados en el IMSS cerró en 18.32 millones de personas, con lo que el empleo formal del país creció a un ritmo de 3.7% en su comparación interanual, cifra que acusa una ligera desaceleración respecto de 3.8% de avance en mayo y es un crecimiento inferior al ritmo promedio de creación de trabajo formal de 4.3% observado en el 2015.

El registro de trabajadores asegurados del IMSS continúa creciendo más que la economía, que durante el primer trimestre avanzó 2.8%, aunque para el segundo trimestre se prevé un menor dinamismo económico.