La petrolera brasileña estatal Petrobras busca vender su participación de 5,800 millones de reales (1,400 millones de dólares) en la petroquímica Braskem SA, publicó el miércoles el diario Folha de S. Paulo.

Petróleo Brasileiro SA (Petrobras) contrató a Banco Bradesco SA como asesor financiero y comenzó a promover la venta ante inversores extranjeros, reveló Folha, sin citar fuentes.

Petrobras tiene 36% de participación en Braskem, el mayor productor petroquímico de América Latina. La venta ayudaría a Petrobras a cumplir con su meta de vender 15.100 millones de dólares en activos en 2015-2016, parte clave de su plan para reducir la deuda mientras el precio del petróleo se desploma a mínimos en 12 años.

NOTICIA: Petrobras analiza venta de participación en Braskem

El presidente ejecutivo de Petrobras, Aldemir Bendine, dijo a fines del año pasado que el ritmo de las desinversiones en el 2016 probablemente será más veloz a lo esperado originalmente.

Representantes de Petrobras, Braskem y Bradesco no estaban disponibles de inmediato para comentar.

Petrobras también redujo su presupuesto de gasto de capital 2015-2019 en un cuarto, a 98,400 millones de dólares, desde 130,000 millones de dólares en junio, según un documento presentado al regulador el martes, y recortó su pronóstico para la producción de petróleo en Brasil este año en casi 2%, a 2.14 millones de barriles por día.

NOTICIA: Petrobras recorta 25% sus planes de inversión al 2019

El 13 de abril del 2015, la participación de la petrolera estatal en la petroquímica, aproximadamente 36.1% del capital total y 47% del capital votante fue valuado 2,700 millones de reales, tomando en cuenta las acciones ordinarias y preferenciales de Braskem en ese momento, según consignó el diario Valor Económico.

Braskem, el mayor productor de resinas de América Latina, es controlado por el conglomerado de ingeniería Odebrecht SA.

Petrobras enfrenta desde el 2014 un escenario negro que combina la brusca caída del precio del crudo, el fuerte retroceso del real ante el dólar, la revolución en la industria creada por el gas de esquisto y un megaescándalo de corrupción cocinado internamente en connivencia con las mayores constructores brasileñas que le ha costado miles de millones de dólares y arruinado su imagen.

La deuda de la compañía que un día fue el símbolo del Brasil emergente subió más de 40% hasta los últimos días del año, de la mano de la depreciación del real frente a la divisa estadounidense.

La agencia de calificación de riesgo Moody's degradó en diciembre la nota de la deuda de la Petrobras por tercera vez en 2015 y la dejó en la categoría especulativa (Ba3), abriendo la posibilidad de una nueva rebaja.

(Con información de AFP)

abr