Petróleos Mexicanos (Pemex) y la estadounidense Lewis Energy México firmaron el primer Contrato de Servicios Integrales de Exploración y Extracción (CSIEE) del nuevo régimen en el campo Olmos, ubicado en Coahuila, con el propósito de evaluar y explotar el yacimiento no convencional Eagle Ford en la parte mexicana y con ello ampliar para consolidar la actividad de exploración y extracción de shales en México.

Con este contrato, se prevé inversiones por 617 millones de dólares y se estima alcanzar una producción de alrededor de 117 millones de pies cúbicos diarios de gas, 2.3% de la producción nacional actual, en el 2021.

Previo a la licitación de nueve contratos de la Ronda 3.3 en septiembre en los que el Estado pretende que arranque la actividad de shales en México, este contrato representa un primer esfuerzo por ir hacia la explotación de estos recursos.

De acuerdo con el último informe anual publicado por Pemex, en el 2016, la estatal cuenta con  nueve asignaciones otorgadas desde la Ronda Cero para realizar trabajos de exploración y producción en yacimientos no convencionales.

Estas asignaciones están agrupadas en cuatro áreas: tres asignaciones en el área de Garza, ubicadas en la provincia geológica de Burro‐Picachos, al norte de Chihuahua, Coahuila y Nuevo León; tres asignaciones en el área Anhélido, ubicadas en el Sur de la Cuenca de Burgos, entre Tamaulipas y Veracruz; una asignación en el área de Tantocob, San Luis Potosí, y dos asignaciones en el área de Puchut, éstas dos últimas están ubicadas en la fracción terrestre de la Cuenca Tampico‐Misantla.

Según el análisis de Pulso Energético de la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (Amexhi), a partir del número de pozos shale desarrollados Pemex ha invertido menos de 140 millones de dólares. Con ello, se ha detectado la presencia de hidrocarburos en al menos seis provincias: Tampico-Misantla; Burgos Mesozóico; Sabinas; Burro-Picachos; Veracruz y Chihuahua. Hasta el año pasado sólo se habían perforado 18 pozos para probar estas cuencas.

MIGRACIÓN A CONTRATO DE SERVICIOS

A diferencia de las dos recientes migraciones de contratos anteriores que concluyeron en contratos de producción compartida, la migración de Olmos no resultó en un contrato de los aprobados en el nuevo régimen como producción y utilidad compartida —en que el operador comparte con el Estado a partir de utilidades en efectivo o en especie— o licencias —en que comparte a partir de ingresos—, sino que se quedó en un contrato de servicios que incentiva la producción y ya era posible legalmente antes de la reforma. Lewis Energy es un operador privado de yacimientos no convencionales en el sur de Texas. Ha perforado más de 500 pozos en Eagle Ford, con enfoque en gas natural. En el 2017 produjo más gas natural de la región que cualquier otro operador y fue el tercer mayor productor en el estado de Texas.

Desde hace 14 años, esta empresa ha ejecutado un contrato de obra pública en el propio campo Olmos, donde se estima un volumen de alrededor de 800,000 millones de pies cúbicos de gas.

ACTIVIDAD SHALE EN MÉXICO:

  • Pemex tiene nueve asignaciones otorgadas desde la Ronda Cero para realizar trabajos de exploración y producción en yacimientos no convencionales.
  • Estas asignaciones están agrupadas en cuatro áreas: tres asignaciones en el área de Garza, ubicadas en la provincia geológica de Burro‐Picachos, al norte de Chihuahua, Coahuila y Nuevo León.
  • Tres asignaciones en el área Anhélido, ubicadas en el Sur de la Cuenca de Burgos, entre Tamaulipas y Veracruz.
  • Una asignación en el área de Tantocob, San Luis Potosí.
  • Dos asignaciones en el área de Puchut, ubicadas en la fracción terrestre de la Cuenca Tampico‐Misantla.
  • A partir del número de pozos shale desarrollados Pemex ha invertido menos de 140 millones de dólares.
  • Se ha detectado la presencia de hidrocarburos en al menos seis provincias: Tampico-Misantla; Burgos Mesozóico; Sabinas; Burro-Picachos; Veracruz y Chihuahua.
  • Hasta el año pasado sólo se habían perforado 18 pozos para probar estas cuencas.