Debido a que la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA) no ha fijado fecha, ni ha tomado medidas para preparar el padrón que sirva como base para la votación en el desahogo del recuento para la demanda de titularidad de contrato colectivo de la Orden Mexicana de Profesionales Marítimos y Portuarios, Similares y Conexos (ORDEN), la Unión de Capitanes y Oficiales de Cubierta (UCOC, Canal de Panamá) y la International Organization of Masters, Mates & Pilots (MM&P), han fortalecido su estructura para presentar queja por violacion de derechos.

Organizaciones sindicales que representan a trabajadores del sector marítimo en México, Panamá, Puerto Rico y en los Estados Unidos, realizan un fuerte trabajo sindical que dé paso a la democracia sindical, pues afirman que hay una violación directa al anexo 23-A del T-MEC.

En entrevista con Pablo Franco, representante legal, explicó que los actores interesados, incluidos los empleados, a título individual y sus órganos de representación, podrán comunicar libremente al Consejo de Administración y a las autoridades públicas competentes su inquietud en relación con prácticas ilegales o contrarias a la ética sin que ello suponga poner en peligro sus derechos.

Asimismo, destacó que en muchos países se cuenta con la posibilidad de poner en conocimiento del Punto Nacional de Contacto las vulneraciones de las Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales. “La empresa no adoptará medidas discriminatorias o disciplinarias contra estos empleados u órganos”, y las implicaciones pueden afectar su presencia en el mercado y limitar su participación en el mismo por no cumplir los estándares de la OCDE.

Antonio Rodríguez, secretario de Trabajo de la ORDEN, explicó en conferencia de prensa que “en el T-MEC se establece un Capítulo que busca que haya respeto a la libertad sindical, y así terminar con el cáncer de los contratos de protección; estamos peleando por los contratos donde están nuestros compañeros y cuyos contratos eran de protección; en este caso se involucra a una empresa española llamada Boluda, la cual tiene tres subsidiarias en México”.

Tras señalar que trabajan 18 horas y no les reconocen ninguna prestación, Rodríguez expuso que “los primeros contratos individuales de trabajo contienen una cláusula que le prohíbe a los trabajadores afiliarse a un sindicato, y pese a que la compañía firmó un contrato colectivo de trabajo desde 1998, los trabajadores nunca lo han visto y ni siquiera tienen conocimiento de la existencia de un “supuesto” sindicato que represente colectivamente a los trabajadores ante la empresa”.

Destacó que hay 220 trabajadores en 10 puertos mexicanos entre los que se encuentra Altamira, Tampico, Coatzacoalcos, Salina Cruz y Manzanillo; quienes estuvieron de acuerdo en “asociamos un sindicato nortemaericano para crear una estructura sindical internacional. Ahora representa a la industria marítima en Estados Unidos, México y Panamá”.

Destacó que se envió una carta al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a fin de denunciar lo que sucede en la empresa de capital español -Compañía Marítima del Pacífico- pues llevan año y medio tratando de lograr la posibilidad de elegir sindicalizarse.

kg