La segunda ronda de negociaciones para actualizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) avanzó más lento de lo esperado, informaron fuentes al tanto de las conversaciones.

Hasta este lunes, prácticamente ninguna de las mesas de trabajo había concluido los textos consolidados; esto es, poner en un solo documento las propuestas de México, Estados Unidos y Canadá con una redacción común en los puntos en que hay consenso y en corchetes los aspectos donde hay disenso.

Idealmente se esperaba que algunos textos consolidados estuvieran listos al cierre de la segunda ronda de negociaciones, pero esto difícilmente ocurrirá así, informaron personas vinculadas a las negociaciones que pidieron el anonimato.

Consecuentemente, en el trabajo técnico hasta esta fase, no se espera que surjan anuncios públicos de información relevante sobre aspectos particulares en el avance de la renegociación del TLCAN.

Los funcionarios de México, Estados Unidos y Canadá aún trabajan en la primera etapa técnica de la renegociación, que consiste en enlistar las definiciones de los conceptos a tratar en cada capítulo y tener los textos consolidados.

Tampoco se espera que se revele alguna posición negociadora, por la sensibilidad misma de que un convenio preliminar puede finalmente ser modificado, dada una máxima común de los negociadores: nada está acordado, hasta que todo está acordado. En las negociaciones, un aspecto consensuado puede ser modificado posteriormente para lograr el pacto total.

Este martes, cuando se cerrará la segunda ronda, se tiene contemplada una rueda de prensa ofrecida por Ildefonso Guajardo, secretario de Economía; Robert Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos, y la ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland.

Negociadores consultados informaron que los tres funcionarios se enfocarán más en los discursos políticos que, en su caso, permitirán conocer qué tanto quieren profundizar el TLCAN y a qué ritmo.

Guajardo dijo que los tres ministros vinculados con la cartera de comercio internacional acordaron desde la primera ronda de negociaciones, celebrada en Washington DC a mediados de agosto, que en la Ciudad de México ofrecerían una rueda de prensa al final de los trabajos, para tener algo más sustancial que difundir sobre el avance del proceso negociador.

Previsiblemente, la mayor parte de los textos consolidados se tendrían hasta la tercera ronda de negociaciones, programada a finales septiembre, en Canadá. Una de las fuentes informó que los trabajos técnicos pueden avanzar a una velocidad mayor en las mesas de negociación subsecuentes, si hay voluntad política de llegar a consensos.

También se informó que la fricción propiciada sobre todo por los tuits del presidente estadounidense, Donald Trump, sobre el TLCAN, los cuales han estado ausentes durante la segunda ronda, contrastan con cierta cordialidad general en las mesas de trabajo.

rmorales@eleconomista.com.mx