La AFL-CIO está profundamente preocupada por la aparente negativa del Sindicato “Miguel López Trujillo” de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) a programar una nueva votación de legitimación del convenio colectivo en la planta de General Motors en Silao, Guanajuato.

Bajo la reforma a la legislación laboral promulgada en 2019, y de conformidad con el T-MEC, la CTM solicitó y la Secretaría de Trabajo y Previsión Social de México (STPS) supervisó una votación de legitimación de contrato del 20 al 21 de abril de 2021. La STPS suspendió el proceso de votación, luego de obtener evidencia de manipulación de boletas electorales, y presentó una denuncia penal ante la Procuraduría General de Justicia de Guanajuato. El 11 de mayo, en respuesta a una denuncia presentada por trabajadores de la planta de GM en Silao, la STPS emitió una resolución que ordenaba al sindicato realizar una nueva votación dentro de los 30 días calendario siguientes a la notificación.

De acuerdo con un comunicado de la centrar obrera de mayor importancia en Estados Unidos, al día siguiente, la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR) solicitó que México realizara una revisión del proceso de legitimación del contrato para determinar si se produjo una Denegación de Derechos bajo el USMCA en la planta de Silao, a lo que México respondió positivamente.

Según el protocolo de legitimación publicado por la STPS, 10 días hábiles antes de la nueva votación se requirió a la CTM publicar el aviso informando a los trabajadores de GM Silao para que pudieran participar en la votación y conocer la lista de todos esos trabajadores con derecho a voto; sin embargo, ese plazo ha pasado y ni el sindicato ni la STPS han indicado que se haya producido esta notificación. El 11 de junio también venció el plazo fijado por la STPS para realizar una nueva votación.

Si este es el caso y se deja en pie el incumplimiento de la resolución de la STPS, un sindicato acusado públicamente de alteración del voto por la autoridad laboral puede actuar con impunidad y retener el control del convenio colectivo de manera indefinida, sin consecuencia ni sanción, y a pesar de que la mayoría de los trabajadores que pudieron votar lo hicieron votando en contra del contrato de la CTM “Miguel López Trujillo”.

Para la AFL-CIO “esta inacción claramente exacerbaría la Denegación de Derechos que ya es el tema de la queja iniciada por el USTR”.