Wanze, Bel. El interés por comercializar y la atracción por hacer negocios entre México y Bélgica en el sector agroalimentario se incrementa, pero el proceso de la renegociación del Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea (TLCUEM) los mantendrá en stand bye, hasta en tanto no entren en vigor las nuevas reglas del comercio bilateral.

Compradores mexicanos con belgas, franceses, italianos, y hasta brasileños, se dieron cita el fin de semana pasado en esta provincia de Valonia para hacer negocios, y coincidieron que México se convierte en el nuevo actor para colocar productos europeos, luego de que Brasil –que era el mercado de mayor potencial de crecimiento en América Latina- está desacelerando su crecimiento y por ende reduciendo las compras del exterior.

Aun así, para evitar incertidumbre, algunos empresarios acordaron cerrar el negocio y operarlo hasta mediados del 2018, cuando haya certeza sobre los nuevos aranceles que habrá bajo el acuerdo comercial.

Bélgica está interesado en colocar más cerveza en México, pese a que el mercado es un gran productor y exportador; además busca vender más chocolate gourmet, galletas y waffles, licores y hasta papás en sus diversas variedades, entre otros.

En tanto, lo mexicanos buscan colocar productos como el aguacate, frutos rojos, plátano, naranja, coco, semillas, nopal, y hasta salsas.

El problema es que las autoridades de México y los 28 países de la Unión Europea negocian la eliminación o en su caso, reducción de aranceles a ciertos productos agroindustriales, que representa un panorama más atractivo para hacer negocios bajo nuevas reglas y condiciones de compra venta, explicó Ricardo Pria, empresario mexicano.

Jean-Pierre Hendrick, consultor de la empresa BF (compañía que provee cerveza y licores belgas) afirmó que México se encuentra en el ojo del huracán de las empresas europeas.

Sabemos que se venden muchos tipos de cervezas en México y que es un gran productor del producto, pero a raíz del boom de la venta de cerveza artesanal en ese país, la cerveza belga podría tener un espacio importante debido a su gran sabor y consistencia, con un mayor grado de alcohol , sostuvo Hendrick.

La oportunidad que buscamos es abastecer a restaurantes de comida rápida y juveniles. La ventaja es que la cerveza está libre de arancel, pero empezaremos a explorar negocios.

Emily van, directora de exportaciones de la empresa Belvas, chocolate de Bélgica, dijo que le interesa entrar a México, pues aunque ya vende en Estados Unidos y su chocolate se vende en tiendas como Cotsco desconoce su venta en nuestro país.

Actualmente el arancel del chocolate es de 6.2% en el marco del TLCUEM, pero estos impuestos cambian, porque son productos compuestos (azúcar, cacao, leche, galletas, frutos secos o semillas), que generan un arancel compuesto.

Pascal Lenoir es empresario productor de licores a base de ginebra con sabores, orgánico y premium y logró una compra por parte de una compañía mexicana, pero tendrá que esperar a que se definan nuevas reglas.

[email protected]

erp