Esta semana México y Estados Unidos iniciarán anticipadamente negociaciones para evitar un nuevo conflicto comercial, luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que impondría aranceles a los bienes mexicanos como medida de presión por la inmigración ilegal.

La secretaria de Economía de México, Graciela Márquez, dijo que acordó reunirse hoy en Washington con el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, dos días antes de la fecha anunciada por ambos gobiernos para comenzar las negociaciones sobre las nuevas medidas de Trump.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, informó el jueves pasado que, a partir del 10 de junio, su país impondrá aranceles de 5% a todos los bienes originarios de México hasta que se detenga el flujo de inmigrantes indocumentados por la frontera sur estadounidense.

Los aranceles se incrementarán a 10% a partir del 1 de julio, a 15% desde el 1 de agosto, a 20% comenzando el 1 de septiembre y a 25% del 1 de octubre hacia adelante, si no se cumple esa misma condición.

Desde el jueves pasado en que lanzó su amenaza arancelaria, Trump no ha cesado de atacar a México. Durante el fin de semana, en diferentes mensajes difundidos a través de su cuenta de Twitter, el mandatario estadounidense acusó a su país vecino de aprovecharse de Estados Unidos y permanecer pasivo ante el tema migratorio.

“México está enviando una gran delegación para hablar sobre la frontera. El problema es que han estado hablando durante 25 años. Queremos acción, no hablar”, dijo.

También el presidente de México Andrés Manuel López Obrador, quien el jueves había respondido a Trump con una carta en la que afirmaba que no creía en guerras comerciales ni en el “ojo por ojo”, anunció que enviaría un memorando al pueblo estadounidense.

“El gobierno de México es amigo del gobierno de Estados Unidos (...) El presidente de México quiere seguir siendo amigo del presidente Donald Trump. Pero, sobre todo, los mexicanos somos amigos del pueblo estadounidense (...) Juremos que nada ni nadie separe nuestra bonita y sagrada amistad”, dijo.

Un día antes, el sábado, López Obrador había expresado que espera “buenos resultados” del encuentro del miércoles debido a que percibe un ambiente favorable al diálogo.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, encabeza la delegación mexicana, que incluye a Márquez. La secretaria de Economía dijo que habló con Ross durante la toma de protesta del nuevo presidente de El Salvador el sábado, aunque no ofreció mayores detalles.

Se espera que Ebrard se reúna el miércoles con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, para conversar sobre la nueva crisis, aunque los funcionarios mexicanos dicen que sostendrán otras reuniones antes de esa fecha.

La IP activa cuarto de junto

En tanto, el sector privado mexicano activó el órgano consultivo llamado el Cuarto de Junto para intensificar el cabildeo con sus aliados empresarios y congresistas en Estados Unidos para frenar “a toda costa” la amenaza de Donald Trump de imponer aranceles progresivos a todas las exportaciones mexicanas.

Moisés Kalach, director del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), afirmó: “Nuestra oficina en Washington DC está activamente cerca de los aliados, cada vez con más fuerza y penetración, y entienden la importancia de nuestro país”, de que México es el principal socio comercial de Estados Unidos, que junto con Canadá se dará competitividad al bloque de América del Norte ante la guerra comercial con China.

“El Congreso de Estados Unidos y los aliados pueden ayudar a detener esto. Y el gobierno mexicano trae posibles soluciones de migración”, así que la táctica es clara: “movilizar a los aliados para que no se impongan estos aranceles y ser muy precavidos”, comentó a El Economista.

El sector empresarial mexicano aglutinado en el llamado Cuarto de Junto advirtió que la aplicación de aranceles por parte de Estados Unidos a las exportaciones mexicanas representaría “una bomba”. “Sería un golpe a México, durísimo, pero será a toda América del Norte”.

Kalach confía en que en los próximos días ambos gobiernos (de México y EU) encuentren una solución en materia migratoria, porque el comercio avanza y aporta a la competitividad de la región.

“Esperamos convencer a los aliados. Vamos a sumar más aliados”, pues llevamos reuniones con más de 44 gobernadores americanos, lo que ha implicado que se refuerce la relación con México para el crecimiento de EU y la competitividad de la región.

El integrante del CCE llamó a la prudencia y esperar buenas noticias de los gobiernos, porque podría hacer más cara y menos competitiva a América del Norte. “Sería error imponer aranceles”. (Con información de Reuters)

Padecen firmas automotrices

Bolsas caen en México y EU por nueva amenaza

Los principales indicadores accionarios de México y Estados Unidos mostraron una caída de más de 1% el viernes pasado, como consecuencia del anuncio de la imposición arancelaria por parte del presidente estadounidense, Donald Trump, a productos mexicanos a partir del próximo 10 de junio.

De manera particular, en la Bolsa Mexicana de Valores, el sector más afectado fue el de servicios financieros con una caída de 3.32% para ubicarse en 90.42 unidades al cierre del viernes de la semana pasada; la emisora más golpeada de dicho sector fue el Grupo Financiero Banorte con un decremento de 6.30%, a 106.59 pesos por unidad.

En segundo lugar, quedó el sector de telecomunicaciones, cuyo indicador registró una corrección de 1.28%, a 722.03 unidades, desde 731.39 enteros de la sesión previa. Datos de la plaza local muestran que Axtel fue la emisora con mayor pérdida al acumular un retroceso de 2.39%, a 2.04 pesos por papel, y América Móvil con un decremento de 1.92%, a 13.79 pesos por unidad.

Entre los sectores más afectados en Estados Unidos destacó el S&P Servicios de Comunicación con un retroceso de 2.04%, a 157.52 unidades. Otro de los afectados fue el sector automotriz que tiene plantas en territorio mexicano como BMW, que reflejó una caída de 1.63%, a 62.02 euros; Daimler con un retroceso de 1.83%, a 46.43 euros, y Volkswagen con una pérdida de 2.60%, a 139.50 euros por acción. (Con información de Estephanie Suárez)

[email protected]