México exportó autos por un valor de 40,495 millones de dólares en 2020, manteniéndose como el cuarto mayor exportador del mundo.

El declive se debió fundamentalmente a los efectos de la pandemia de Covid-19 y fue similar a la caída global de la industria.

Con Alemania, Japón y Estados Unidos como líderes, los 10 principales exportadores de autos que ha reportado estadísticas sumaron ventas externas por 455,186 millones de dólares en 2020, una disminución de 17% anual.

La pandemia tuvo un impacto negativo en las operaciones automotrices en el primer semestre de 2020. De enero a marzo de ese año, las afectaciones se centraron en China, donde la mayoría de las plantas se cerraron durante varias semanas en febrero y operaron a niveles bajos en marzo.

En Europa y América del Norte, las ventas disminuyeron sustancialmente en la segunda quincena de marzo, ya que la pandemia provocó el cierre de plantas. Un gran número de fábricas se cerraron en abril y parte de mayo, seguidas de un aumento en junio.

Perores contracciones que México tuvieron Reino Unido (-30.7%), Francia (-21.1%) y Canadá (20.7 por ciento).

La caída global en la producción de vehículos ligeros en el mundo tuvo un lento y volátil reinicio en el primer semestre del año pasado, pero luego hubo una diminución de pérdidas en la segunda parte del año, con una disminución anual de 0.4% en ese indicador, a tasa interanual.

Según IHS Markit, la producción mundial de vehículos ligeros disminuyó 17% en 2020 frente a 2019.

Entre los gigantes de la industria, Alemania registró una baja de 14.8% en el año pasado, a 122,200 millones de dólares; seguida de Japón, con una baja de 17.4%, a 81,031 millones, y Estados Unidos, con un retroceso de 18.7%, a 45,643 millones.

Ahora, en todas las regiones, la industria automotriz se encuentra en diferentes etapas de aceleración de operaciones.

Para la empresa de autopartes Autoliv, la visibilidad y la previsibilidad de la demanda de los clientes ha mejorado, pero aún es limitada, en particular en lo que respecta a la sostenibilidad de los niveles de demanda actuales, incluidos los efectos en la acumulación de inventarios en la producción de vehículos ligeros, los subsidios gubernamentales a los vehículos y los riesgos de otra ola de infecciones por Covid -19 en una o más de las regiones del mundo.

Aunque Autoliv no se ha visto afectada directamente por los problemas de suministro de semiconductores destacados en diciembre, enero y principios de febrero de 2021 por varios fabricantes de equipos originales (OEM, por su sigla en inglés, o ensambladoras de vehículos), la empresa dijo que esto podría tener un impacto negativo en la producción de vehículos ligeros en la primera mitad de 2021.

En general, la reciente escasez de chips semiconductores para automóviles ha obligado a desacelerar las plantas de fabricación de automóviles.

En cuanto a México, sus exportaciones de autos en 2020 se dirigieron sobre todo a Estados Unidos, con 28,990 millones de dólares, seguidas por las embarcadas a Canadá (2,408 millones), Alemania (4,332 millones), Corea del Sur (441 millones) y Colombia (405 millones), según datos de la Secretaría de Economía.

roberto.morales@eleconomista.mx