La firma internacional Ecolab, enfocada en productos y tecnologías en agua e higiene, tiene a México en la mira para posicionarlo como el número uno de sus ingresos en el mercado de Latinoamérica en el corto plazo, apoyado en el crecimiento de las industrias de turismo y alimentos.

Ecolab inició hace 94 años como una empresa enfocada al lavado de alfombras, actualmente proporciona tecnología que reduce y optimiza el consumo de agua en más de 170 países, diversificando su mercado para atender industrias de segmentos tan distintos como alimentos y bebidas, energía, minería, construcción, manufactura aeroespacial, microelectrónica e industrias del papel, de productos químicos, y hoteleros.

Entre los productos y servicios que ofrece Ecolab, destaca que a algunas cadenas hoteleras les suministra equipo para el tratamiento de aguas y seguridad de la misma, como DryExx y Aquanomic Laundry, que disminuyen el uso de agua en las instalaciones hoteleras en 97 y 40%, respectivamente. También cuenta con lavavajillas comerciales, jabones líquidos, tratamiento de agua de calderas, soluciones contra plagas para alimentos y bebidas, entre otros.

Este 2017 Ecolab celebra el 60 aniversario de la compañía en tierra azteca, país que actualmente ocupa el segundo mercado más importante en Latinoamérica para la compañía, aportando 2% de los 13,000 millones de dólares reportados en ventas en el 2016, detrás de Brasil; sin embargo, Douglas Baker, CEO global de Ecolab, dijo a El Economista que “el negocio en México está creciendo con mayor velocidad que en Brasil, en los últimos años, por lo que podría ser el número uno en el corto plazo”.

Del total de sus ventas, 2% equivale a 260 millones de dólares, un valor que proyectan se duplicará en siete años. En México, Ecolab trabaja en siete divisiones: Institucional, Nalco-WPS, food retail, restaurantes de comida rápida, energía, manejo de plagas, alimentos y bebidas.

Baker comentó que las industrias de mayor dinamismo están siendo la de alimentos y petroquímica, la segunda como consecuencia de la Reforma Energética; sin dejar de lado turismo, donde México ocupó el octavo lugar en recepción de turistas extranjeros con más de 35 millones de personas. Consideró que sus clientes en México no se verán afectados por la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, o por el tipo de cambio, ya que tienen tres plantas de manufactura en el país, y se enfocan a abastecer a la industria local.

Expresó que si bien el uso de los productos y tecnología sustentable en sus inicios o por moda suelen ser de mayor costo que las técnicas tradicionales, el beneficio se obtiene en el largo plazo y en el ahorro de otros insumos; y para impulsar el cambio, Ecolab ha desarrollado programas de apoyo e innovación.

maria.rodriguez@eleconomista.com.mx