México tiene las fortalezas para responder a la volatilidad financiera internacional: apertura comercial, diversificación de su economía, despetrolización de las finanzas públicas y, sobre todo, que su principal mercado de exportaciones (Estados Unidos) mantiene dinamismo y crecimiento, afirma Juan Pablo Castañón Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), quien estima crecimiento de entre 3 y 3.5% del PIB para este año.

En entrevista para El Economista, el líder de la máxima cúpula empresarial confía que en un lapso de dos o tres meses se tranquilicen las aguas en la economía internacional, luego de tener un dólar apreciado a un nivel récord frente a la moneda mexicana, un bajo precio del petróleo y caídas en las bolsas de valores.

Y destaca: Ya en los últimos seis meses vivimos un escenario similar y lo pudimos absorber con la disminución de otros costos (como una menor inflación tras la baja en precios de luz y las telecomunicaciones). Creemos que podemos lograr la estimación del Banco de México de crecer más de 3%, [aunque] primero debemos encontrar ajustes para mexicanizar las exportaciones .

En ese sentido, el empresario sinaloense sentencia que ni la agenda político-electoral del país ni el entorno financiero internacional deben impedir el aterrizaje de las reformas, cuyo avance estará condicionado al establecimiento de un Estado de derecho. La agenda tiene que continuar , aclama.

Castañón explica que si México se cerrara al mundo por los vaivenes financieros, blindaríamos la economía, pero seríamos como una burbuja de aire que terminaría de explotar en el sistema , advierte. Con menos de un mes de ocupar la silla presidencial de la clase empresarial en México, Juan Pablo Castañón presume que existen pocas economías con expectativa de crecer como la nuestra.

Pero agrega: Si contáramos con un marco de Estado de derecho y certeza jurídica, tendríamos otra oportunidad para crecer... Ahí tenemos que empujar para tener un sistema nacional anticorrupción que se aterrice y dé certeza jurídica a las inversiones, además de un sistema de seguridad. Si ese entorno lo tenemos, completamos el ciclo de reformas que México requiere para el desarrollo , sostiene.

Oportunidad local

El presidente del CCE considera que el encarecimiento de los insumos importados ante un dólar fuerte se presenta como una oportunidad para mexicanizar las exportaciones de nuestro país. Por tanto, sentencia que una coyuntura de precios de petróleo a la baja no debe impedir el aterrizaje de la reforma energética, de modo que considera urgente acelerar los procesos para que las empresas se enfoquen en producir más barriles de petróleo [con impacto a mediano y largo plazos]; que cada quien haga su parte: gobierno federal y las entidades estatales enfocadas al tema de hidrocarburos, los gobiernos estatales, para que las empresas operen más rápido y se sume proveeduría local .

Agrega que México es un lugar en el que pueden invertir los capitales que se salen de otros países. México es una nación que está abierta, sólo necesitamos aterrizar las reformas económicas y el resto de las medidas anticorrupción, sistema nacional de seguridad y educación , destacó Juan Pablo Castañón.

[email protected]