El gobierno de México externó su preocupación sobre restricciones actuales a sus exportaciones de tomate y en relación a posibles afectaciones a sus exportaciones de carne de bovino hacia Estados Unidos.

Junto con otros casos, la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, planteó esta preocupación tanto a funcionarios como a representantes del sector privado de Estados Unidos, como parte de una gira de trabajo que realiza esta semana en Washington, DC.

En primer lugar, en una reunión con Zippy Duvall, presidente de la American Farm Bureau, Clouthier “compartió su preocupación” por la correcta operación del acuerdo de suspensión del tomate, renegociado en 2019 entre el Departamento de Comercio y los productores mexicanos, así como las inspecciones que se están llevando a cabo en la frontera a exportaciones mexicanas por presunta presencia de virus rugoso.

Además, según la Secretaría de Economía, la titular de la dependencia le manifestó “la inquietud” sobre la discusión en torno al futuro “Etiquetado de Estados Unidos” para carne de bovino.

También ambos dialogaron sobre los avances sustantivos en la implementación de la reforma laboral en México y se comprometieron a mantener un diálogo constante y directo.

Clouthier compartió con Duvall el hecho de que el sector agropecuario es uno de los grandes casos de éxito comercial en América del Norte, ya que ha crecido exponencialmente y se ha convertido en uno de los sectores más dinámicos de la región.

De igual forma, abordaron el tema de estacionalidad, el acuerdo de suspensión de tomate y el acceso de papa fresca proveniente de Estados Unidos. 

Por último, Clouthier se refirió al seguimiento que la Secretaría de Economía les da a las investigaciones sobre estacionalidad que lleva a cabo la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos (ITC, por sus siglas en inglés) a pepino, calabacita, pimiento morrón y fresa.

Por otra parte, se reunió con la secretaria de Comercio de Estados Unidos, Gina Raimondo, para dialogar sobre la importancia del relanzamiento del Diálogo Económico de Alto Nivel (DEAN) el cual, coincidieron, es una oportunidad para profundizar la relación económica basada en la cooperación y el diálogo entre las dos naciones. 

Asimismo, abordaron temas prioritarios para la relación bilateral, como la relevancia de asegurar cadenas de valor resilientes y complementarias en la región; estacionalidad; azúcar; el acuerdo de suspensión de tomate; así como el aprovechamiento del T-MEC en el marco del Plan de Infraestructura de la Administración del presidente Joe Biden.

roberto.morales@eleconomista.mx