El gobierno de México aprobó las solicitudes de 12 empresas automotrices para extender el plazo de cumplimiento de los nuevos requisitos de contenido regional establecidos en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Las empresas solicitaron un “Régimen de Transición Alternativo”, que extiende el periodo para cumplir con las exigencias de contenido regional y cuyo procedimiento para solicitarlo fue publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) desde el pasado 30 de abril. La solicitud fue concedida a Tesla, Volkswagen de Mexico, Volvo Car USA, FCA Mexico, Hyundai Motor America, Mazda Motor de Mexico, Toyota Motor de Mexico, Kia Motors Mexico, Kia Motors Manufacturing Georgia, Nissan Mexicana, Ford Motor Company y Cooperation Manufacturing Plant Aguascalientes. En este listado no aparecen grandes armadoras como General Motors y Honda.

Este régimen (RAT, por su sigla en inglés) quedó establecido en el Apéndice al Anexo 4-B del Capítulo 4 del T-MEC y permite a los productores automotrices de México, Estados Unidos y Canadá contar con dos años adicionales (cinco años en total), para cumplir con los requisitos señalados en las Reglas de Origen y así continuar con el beneficio de las preferencias arancelarias, de conformidad a los siguientes criterios de aplicación de este acuerdo.

Cabe destacar que los fabricantes podrán solicitar este régimen hasta por más del 10% de su producción total de vehículos, siempre y cuando presenten un plan detallado en el  que justifiquen cómo cumplirán con la regla de origen estándar del T-MEC una vez finalizado los tres años extra.

El T-MEC establece reglas de origen y procedimientos para vehículos de motor nuevos, incluidas las reglas específicas del producto y que requieren un 75% (anteriormente era de 62.5%) de contenido norteamericano.

Por primera vez en un acuerdo comercial, los requisitos salariales estipulan que el 40-45% del contenido de automóviles en Norteamérica debe realizarse por trabajadores que ganan al menos 16 dólares por hora.

A diferencia de otras industrias, la automotriz entonces tendrá un periodo de flexibilidad para poder cumplir con los trámites requeridos en las nuevas reglas de origen del T-MEC.

No se trata de que a todo el sector se le posponga la entrada en vigor de los nuevos requisitos de contenido de valor regional para tener derecho a gozar de las ventajas arancelarias, como lo habían pedido las industrias armadoras y de autopartes a los gobiernos de los tres países.

Antes de entrar en vigor el T-MEC, las empresas asiáticas Mazda, Honda, Nissan, Toyota, Kia y Subaru operaban con una media de 59% de Valor de Contenido Regional (VCR), de acuerdo con información de la American Automobile Labeling Act.

Aun con mayores dificultades, las empresas europeas Audi, Mercedes Benz, Volkswagen y BMW cuentan con un promedio de 51% de VCR.

¿Qué es el Régimen de Transición Alternativo?

• Quedó establecido en el Apéndice al Anexo 4-B del Capítulo 4 del T-MEC. Permite a las automotrices de México, Estados Unidos y Canadá contar con dos años adicionales (cinco años en total), para cumplir con los requisitos señalados en las Reglas de Origen y así continuar con el beneficio de las preferencias arancelarias

• La Secretaría de Economía publicó en abril de 2020 los procedimientos y requisitos que tendrían que seguir las automotrices que desearan solicitar dicha flexibilidad

• El productor de vehículos debía presentar su solicitud, incluyendo su plan detallado y creíble, a más tardar el 1 de julio de 2020

• El régimen de transición es válido durante cinco años después de la entrada en vigor del Tratado, a menos que el productor del vehículo solicite un periodo más largo y sea aceptado por la Secretaría de Economía.

• Después de la expiración del periodo de transición alternativo, todas las solicitudes de trato arancelario preferencial para vehículos de pasajeros y camiones ligeros están sujetas al cumplimiento de las reglas de origen previstas en el Apéndice Automotriz del T-MEC.

roberto.morales@eleconomista.mx