Durante el 2024 la producción del crudo aumentaría 47.9% con relación al 2018, mientras que la explotación repuntaría 11.9% con lo que se liberaría aceite para la refinanción nacional.