Ya llegó el tiempo de que México y Brasil negocien con seriedad una mayor apertura e integración bilateral, afirmó Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía (SE). Sus declaraciones se dan en un contexto en el que el gobierno del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, pretende una mayor liberalización de la economía brasileña y, como parte de ese objetivo, alcanzó el 28 de junio un acuerdo en principio para la firma de un Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea.

Del lado mexicano, la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador se ha pronunciado por impulsar una menor dependencia del mercado de Estados Unidos y por integrar más los flujos de comercio e inversiones con América Latina y el Caribe.

“Yo lo que le diría a Brasil es que tenemos pendiente un acuerdo entre las dos economías más grandes de la región y tenemos que sentarnos a hablar seriamente para ver cuáles son los cómos y cómo sí se puede, entendiendo obviamente sensibilidades e intereses”, dijo De la Mora, entrevistada por El Economista.

México y Brasil han tenido intentos frustrados para pactar un Tratado de Libre Comercio desde 1997. Por años, la desconfianza mutua y el potencial de beneficios bilaterales han sido sopesados una y otra vez.

La mayor de sus integraciones ocurre en el sector automotriz, donde actualmente hay un intercambio comercial sin aranceles tanto en autopartes como automóviles, como parte del Acuerdo de Complementación Económica Número 55 (ACE 55).

“Siempre hay una forma creativa en donde sí podemos atender las oportunidades de ambos y, por otro lado, en un momento en el que vivimos o parecería que estamos viviendo ahora, en el que hay una cierta desaceleración, hay una posibilidad de que a lo mejor haya una recesión, es importante tener mecanismos de comercio entre nosotros, porque realmente 10,000 millones de dólares de comercio entre los dos es realmente muy poco”, argumentó.

De enero a julio del 2019, las exportaciones de México al mercado brasileño sumaron 2,504 millones de dólares; mientras que las ventas de Brasil al mercado mexicano fueron por 3,696 millones de dólares, de acuerdo con datos del Banco de México.

Brasil y México acordaron regresar al libre comercio de autos, sin restricciones a través de cupos, a partir del pasado 19 de marzo, con un Índice de Contenido regional de 40 por ciento.

A principios del 2012, los sindicatos del sector automotriz de Brasil solicitaron a las autoridades de ese país denunciar el ACE No. 55 entre el Mercosur (integrado por Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay) y México. Lo anterior, en respuesta al crecimiento registrado en los meses previos en las importaciones brasileñas de vehículos de México. Desde entonces y hasta principios del año en curso hubo un comercio administrado, a través de cupos libres de arancel en los intercambios bilaterales de automóviles.

[email protected]