Petróleos Mexicanos (Pemex) y la estadounidense Lewis Energy México firmaron el primer Contrato de Servicios Integrales de Exploración y Extracción (CSIEE) del nuevo régimen en el campo Olmos, ubicado en Coahuila, con el propósito de evaluar y explotar el yacimiento no convencional Eagle Ford, en la parte mexicana. Con este contrato, se prevén inversiones por 617 millones de dólares y se estima alcanzar una producción de alrededor de 117 millones de pies cúbicos diarios de gas, 2.3% de la producción nacional actual, en 2021.

A diferencia de las dos recientes migraciones de contratos anteriores que concluyeron en contratos de producción compartida, la migración de Olmos no resultó en un contrato de los aprobados en el nuevo régimen como producción y utilidad compartida –en que el operador comparte con el Estado a partir de utilidades en efectivo o en especie– o licencias –en que comparte a partir de ingresos–, sino que se quedó en un contrato de servicios que incentiva la producción con pagos en efectivo de la empresa estatal al contratista y que ya era posible legalmente antes de la reforma.

La estatal petrolera explicó que a través de este esquema contractual busca aprovechar las herramientas y la flexibilidad que le otorga la reforma energética para compartir riesgos financieros y operativos con terceros e incrementar las inversiones estratégicas que maximizan el valor de los hidrocarburos.

Lewis Energy es un operador privado de yacimientos no convencionales en el sur de Texas. Ha perforado más de 500 pozos en Eagle Ford, con enfoque en gas natural. En 2017 produjo más gas natural de la región que cualquier otro operador y fue el tercer mayor productor en el estado de Texas.

Desde hace 14 años, esta empresa ha ejecutado un contrato de obra pública en el propio campo Olmos, donde se estima un volumen de alrededor de 800,000 millones de pies cúbicos de gas.

Migraciones complejas

En enero, el director general de Pemex, Carlos Treviño Medina, reconoció que las migraciones de contratos de servicios del viejo régimen, como servicios, integrales de exploración y producción (CIEP) y de obra pública financiada (COPF), han requerido de la negociación más complicada de la reforma.

Sin embargo, con la firma de este contrato en Olmos, hasta el momento Pemex ha logrado tres migraciones: del bloque compuesto por los campos Santuario y El Golpe, en Tabasco, que la estatal migró de un contrato integral de exploración y producción (CIEP) a un contrato de producción compartida con la inglesa Petrofac. Además, firmó otro contrato de producción compartida en el campo Misión, en Burgos (Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila), donde con el consorcio Servicios Múltiples de Burgos (SMB) compuesto por la mexicana Grupo R y la argentina Tecpetrol, tiene contrato con una duración de hasta 35 años en que Pemex participa con 51 por ciento.

De acuerdo con el director de la estatal, este año también se licitará un nuevo contrato de servicios en el área San Ramón-Blasillo, de 66 kilómetros en Tabasco, donde hay más de 14 empresas interesadas.

[email protected]

erp