La Estrategia Nacional de Energía (ENE) turnada el miércoles al Congreso con un plazo máximo de 30 días hábiles para su ratificación es un plan viable, ya que contiene inquietudes expresadas por legisladores desde hace dos años, como los escenarios inercial e ideal al 2026, el aumento de hasta 15% en ahorros de electricidad a través de programas de sustentabilidad, la meta de producción de un mínimo de 2.8 millones de barriles de crudo diarios y de 8,800 millones de pies cúbicos en la producción de gas al incluir al shale, junto con 35% de la generación eléctrica a partir de energías limpias, expresaron miembros de las comisiones de Energía del Senado y la Cámara de Diputados a El Economista.

Veo muchas de las inquietudes atendibles resueltas y una mejoría sustancial con relación a lo planteado hace dos años , dijo el presidente de la Comisión de Energía de San Lázaro, Felipe de Jesús Cantú.

El presidente de la Comisión de Energía del Senado, Francisco Labastida, aseguró que para ratificar la ENE, ésta debería tener un plan para restituir reservas a 120% -el documento contiene una meta de 110%, superando 100% actual anunciado por Petróleos Mexicanos en días pasados- así como inversiones concretas por parte de Pemex para shale gas.

Mantengo mi opinión de que se deben cambiar las fórmulas para medir las tarifas eléctricas , comentó Labastida.

El miembro de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, Guillermo Ruiz de Teresa, dijo a su vez que para que la Cámara Baja ratifique la Estrategia, se privilegiará la transparencia.

Finalmente, Felipe de Jesús Cantú concordó con el proyecto de aumentar la generación nuclear en el país y propuso zonas como el noroeste de la República o el norte de Veracruz para la construcción de nuevos complejos.

PRESIDENTE DE LA COMISIÓN DE ENERGÍA

Resaltan bondades de fuente nuclear

La Estrategia Nacional de Energía 2012-2016 contempla la ampliación a casi 35% de energías limpias en la canasta energética nacional al 2006, meta que, según el secretario Jordy Herrera, se conseguirá si se utilizan todas las tecnologías disponibles, poniendo énfasis en la generación de energía nuclear.

Desde la construcción de la planta de Laguna Verde en 1996, este complejo compuesto por dos reactores es el único que existe en el país y con una capacidad instalada de 1,365 megawatts provee 10% de la generación eléctrica nacional no fósil. Por tanto, la proyección al 2026 es instalar como mínimo dos reactores más en esta planta veracruzana, pero como máximo se contempla hasta la construcción de dos plantas más en territorio mexicano.

Las plantas nucleares de nueva generación son la única vía para dotar de la proveeduría de electricidad que se necesita , aseguró el presidente de la Comisión de Energía de la Cámara de diputados, Felipe de Jesús Cantú.

[email protected]