Lamborghini, compañía de autos de superlujo, se posicionó ya en el mercado mexicano con sus dos modelos, Huracán y Aventador. Es una marca que lleva cinco años en nuestro país y que reporta un crecimiento anual de 15 por ciento.

Martin Josephi Pacheco, director general de la importadora y distribuidora de autos Lamborghini, explicó que esta marca llegó a México en un buen momento, porque a nivel global la marca lanzaba dos nuevos modelos al mercado global: Huracán y Aventador, los que sustituyeron a los modelos Murciélago y Gallardo; ello ha significado un incremento constante en las ventas , precisó.

En México, los autos exóticos Lamborghini compiten con los automóviles deportivos de Ferrari, Porsche, Bentley, Audi, incluso con algunos productos de Aston Martin, que también distribuye Lamborghini México. Sin embargo, precisó que al ser una marca de superlujo y al tener una producción limitada, la competencia se da más bien entre las distribuidoras de diferentes países de la misma marca por la obtención de algunos de estos automóviles.

Los superexóticos Lamborghini son de nicho, los que se fabrican en Italia. En México hay una lista de espera de 14 clientes. Son modelos únicos que no compiten en volumen, sino en tecnología y elegancia. El 90% de mis clientes son empresarios , precisó Josephi Pacheco.

El éxito en las ventas se debe también a que el cliente, al comprar un Lamborghini, busca un estilo de vida, la cual se complementa con eventos en los que puede disfrutar de su automóvil, además de un servicio de posventa de calidad, adecuado al cuidado que necesita este tipo de automóviles.

Josephi Pacheco ve estabilidad en las ventas de autos de superlujo al 2018, pues continuará con la venta de los modelos Huracán y Aventador, pero después de este año duplicará sus volúmenes de ventas con la nueva camioneta SUV Lamborghini, cuya producción anual será de 6,000 unidades, de las cuales importará 60 cada año.

Martin Josephi también es importador y distribuidor de los automóviles Aston Martin, de los cuales siete unidades del modelo Spectre se fabricaron para la película de James Bond filmada en México, y de éstos, uno se subastará con un fin filantrópico.

Aston es una marca inglesa clásica, que llegó en febrero del 2014 a México. Fabrica autos deportivos, elegantes, versátiles, para usarlos en la ciudad, y ha vendido 50 unidades en el país, cuyos precios oscilan entre los 179,000 y 400,000 dólares.

[email protected]