La Corte Suprema de Justicia de Argentina suspendió provisoriamente las obras de dos represas argentino-chinas en la Patagonia, hasta que se realicen estudios de impacto ambiental, informó este miércoles en un comunicado de prensa.

La construcción de las represas 'Kirchner' y 'Cepernic' en la provincia de Santa Cruz (sur) generó rispideces entre el gobierno del presidente Mauricio Macri y China en los primeros meses del 2016, pero ante la presión del gigante asiático el proyecto siguió adelante.

La construcción de las dos gigantescas represas fue adjudicada en agosto del 2013 a un consorcio de empresas argentinas y una china y contemplando una inversión de 4,100 millones de dólares, al cambio de aquel momento.

El consorcio estaba integrado por las firmas argentinas Electroingeniería e Hidrocuyo y la empresa China Gezhouba Group Company Limited.

El 15 de febero del 2015 se suscribió el acta de inicio de las obras.

Pero, la Corte dictó el miércoles por unanimidad una medida cautelar que suspende la construcción de las represas, a raíz de una demanda impulsada por la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas de la Patagonia y la Fundación Banco de Bosques para el Manejo Sustentable de los Recursos Naturales.

Los demandantes pidieron que se suspendan provisoriamente las obras "hasta que se cumpla con el estudio de impacto ambiental y la consulta vecinal", explica el parte.

Invocaron la falta de estudios para determinar cuál sería el impacto ambiental que las represas podrían causarle al ecosistema, en particular al Lago Argentino, a los glaciares Perito Moreno, Spegazzini y Upsala, y al Parque Nacional Los Glaciares, detalla.

La suspensión no incluye el estudio de impacto ambiental, consistentes en obras de sondeo geotécnicos exploratorios, actividades de estudio de base para el proyecto, caminos de acceso, construcción de villas temporarias y ejecución y funcionamiento de obradores, precisó el parte de la Corte.

Se trata de un sistema de dos represas ubicadas a 185 km y 250 km, respectivamente, de la desembocadura del río Santa Cruz en el océano Atlántico y que abarca unas 43,785 hectáreas entre los dos espejos de agua.