Más que el intercambio de bienes o servicios, el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre México y Turquía, que se espera firmar en el 2015, dará un impulso a la atracción de inversiones bilaterales, en especial en el sector automotriz, estimó Martha Bárcena, embajadora mexicana en Turquía.

La razón es que la economía mexicana está en la mira de varias empresas turcas que se destacan por ser proveedoras de compañías alemanas como Volkswagen, Audi y BMW, o de la coreana Kia, las cuales programan abrir nuevas plantas en México o ya han ampliado su producción.

Estas armadoras han pedido a los proveedores turcos que se establezcan en México , dijo Bárcena.

En la industria automotriz de México operan empresas turcas de autopartes como Orhan Holding, con cuatro plantas en el país, Tekno Kauch y Toto Mak.

Según la embajadora, las empresas armadoras alemanas y coreanas han detectado también proveedores mexicanos de autopartes que tienen viabilidad de instalarse en Turquía, con la ventaja adicional de que no son competidores, en general, con sus pares turcos, porque abastecen a distintos mercados.

En el 2013, Turquía exportó automóviles al mundo por 6,856 millones de dólares, mientras que las ventas externas de México de ese mismo producto fueron por 32,389 millones de dólares.

El TLC pudiese dar todavía mayor impulso al comercio entre los dos países y, lo que es más importante, a las inversiones mutuas , agregó Bárcena.

De enero a junio del 2014, México ensambló 1 millón 665,632 automóviles y vehículos comerciales, con un aumento anual de 7.6%, colocándose como el séptimo mayor productor del mundo; a su vez, Turquía armó 564,078 unidades, una baja de 0.9%, quedando en la posición 16, según la Organización Internacional de Constructores de Automóviles (OICA).

Capitales mexicanos

Entre las empresas mexicanas que han invertido en Turquía sobresale Gruma, quien desembolsó más de 50 millones de euros en la ciudad de Samsum, donde produce sémola de maíz, un insumo con gran uso para hacer una comida llamada polenta.

La empresa mexicana Zinc Nacional tiene una coinversión de 100 millones de dólares con la turca Cinkom, quienes construyen una planta de producción de óxido de zinc en Turquía.

En tanto, Sigma Alimentos explora el mercado turco, donde si bien no se consume carne de puerco en general, podría entrar con la comercialización de productos como salchichas de pavo o de pollo.

rmorales@eleconomista.com.mx