México se encuentra ya en “crisis” por el desabasto de gasolina presentado desde hace cuatro semanas en diversas entidades del Bajío y podría entrar en una “hipercrisis” si en una semana no se resuelve el problema del suministro total del combustible, afirmó el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo De Hoyos.

Sentenció que el sector empresarial sólo aguanta a lo máximo una semana para cubrir con sus inventarios la demanda de consumo, pero si el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no resuelve la situación de desabasto de gasolina podrían perderse entre 5 y 10,000 empleos “en un solo plumazo” ante las parálisis de la actividad económica.

En conferencia de prensa, el dirigente patronal sostuvo que tan sólo en tres estados se tienen pérdidas por 1,250 millones de pesos en tres días por el freno de la actividad económica.

Guanajuato, Michoacán y Jalisco enfrentan escasez de alimentos y medicamentos, y el Estado de México se sumó a este jueves al desabasto.

“Ya estamos en una crisis, pero si no se normaliza el abasto en una semana alcanzaríamos una hipercrisis”, que podría repercutir en la pérdida de “miles de empleos en un plumazo”.

Acompañado de presidentes de 10 centros empresariales, Gustavo de Hoyos exigió al gobierno de AMLO una revisión de emergencia de la estrategia integral para enfrentar este fenómeno, de tal manera que se pueda restablecer la normalidad del suministro a la brevedad posible.

“No hay tiempo que perder, cada día la afectación crece, para que esto sea posible no debe de prolongarse por más tiempo la distribución a través de pipas, es una medida emergente, sí, pero que no puede mantenerse por más tiempo sin mantener esta afectación que hasta ahora se ha presentado”.

La Coparmex respalda los esfuerzos del gobierno federal para erradicar de una vez y por todas la legalidad que se ha ido incrementando en los últimos años, relacionada con el robo, distribución y comercialización ilegal de combustibles, afirmó.

“La decisión política del presidente es adecuada y la implementación de su equipo es desastrosa; creo que debe revisar si sus colaboradores están cumpliendo una medida de esta relevancia”, cuestionó.

Durante su intervención, el dirigente de la Coparmex León, Guanajuato, Jorge Ramírez, precisó que la pérdida de los 1,250 millones de pesos fue obtenida por una encuesta levantada entre 3,500 empresarios de Michoacán, Querétaro y Guanajuato. Además, el informe tiene un estimado de las pérdidas por el tiempo de espera en las colas de las gasolineras.

[email protected]