Guadalajara, Jalisco. Las industrias relacionadas a la moda en Jalisco, cuyo sostén son las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), viven un momento complicado no sólo por las afectaciones derivadas del Covid-19, sino también por la depresión del mercado debido a la merma de años atrás en la economía nacional.

Sin embargo, la excepción en este contexto es Intermoda, considerada la exposición más importante de América Latina en el sector textil-vestido, que a pesar de aún estar por debajo de los niveles pre pandemia, continúa apostando por las mipymes y por realizar encuentros de negocios para reactivar esta rama económica, con estrictos protocolos sanitarios.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), durante el periodo enero-noviembre del 2020, las caídas anuales más pronunciadas en las industrias manufactureras del estado se registraron en fabricación de insumos textiles y acabado de textiles (-54.0%); curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos (-34.3%), y fabricación de prendas de vestir (-21.3 por ciento).

El valor de producción de estas industrias “de la moda” en el lapso referido ascendió a 2,693 millones de pesos, monto que representa 0.6% del total manufacturero. De forma particular, la fabricación de insumos textiles y acabado de textiles muestra contracciones anuales al hilo desde abril del 2019, y curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos, repite esta situación desde enero del año pasado.

Mientras el subsector de fabricación de prendas de vestir únicamente exhibió crecimientos, entre enero y noviembre del 2020, en los meses de julio (11.2%) y septiembre (0.9 por ciento).

En tanto, las mipymes son el rubro más afectado en Jalisco. Al cierre de noviembre del 2020, el estado registró 378,665 establecimientos, según el Inegi, cifra de la cual, 92.7% corresponde a micronegocios, 6.0% pequeños, 1.0% medianos y 0.3% grandes. El mayor cierre se observó en microestablecimientos, ya que en comparación con el 2019, más de 21,300 bajaron cortinas definitivamente. 

En este contexto, Mario Flores, presidente de Intermoda, dijo a El Economista que siguen apostando por las mipymes “porque los gobiernos estatales las tienen abandonadas, creen que al darles un pequeño subsidio o un apoyo económico van a sobrevivir, el camino es que puedan avanzar en su proyecto de negocio, dar la opción de convertirse en una marca”.

“En Intermoda tenemos ejemplos de jóvenes que iniciaron con nosotros y ya presentan sus colecciones en distintas partes del mundo. Seguiremos apoyando a los emprendedores, porque son el futuro de la industria”, ahondó.

Flores Aguilar indicó que uno de los factores de las disminuciones en el valor de producción de las industrias relacionadas a la moda en Jalisco es que las micro y pequeñas empresas son la base del sector, “no cuentan con el respaldo de capital y tecnología para salir adelante que sí tienen industrias como la automotriz, y por lo mismo, son las más vulnerables; también, su periodo de vida es corto”. 

Añadió que las condiciones con bajo crecimiento económico “de sexenios atrás, no sólo éste, no dan posibilidades de desarrollo, aquel que quiere iniciar un proyecto de negocio se encuentra con un mercado que ha estado deprimido durante muchos años; un país para que realmente empiece a generar oportunidades tiene que crecer arriba de 4%, de acuerdo a nuestro tamaño de economía”. 

El Producto Interno Bruto (PIB) nacional promedia una caída anual de 4.1% entre el 2019 y el tercer trimestre del 2020; mientras en el gobierno de Enrique Peña Nieto (2013-2018) registró un aumento de 2.4%. Con Felipe Calderón Hinojosa (2007-2012) el incremento fue de 1.8% y con Vicente Fox Quesada (2001-2006), de 2.0 por ciento.

La media de todos estos sexenios resulta en un crecimiento de 1.5% del PIB de México. En el caso de Jalisco, en la primera mitad del año pasado su actividad económica descendió 9.2% anual, pero si se considera el 2019, la baja es menos pronunciada (-2.7%); por periodo, como el análisis previo, los resultados son los siguientes: +3.3% en 2013-2018, +2.0% en 2007-2012 y +1.2% en 2001-2006.

La primera feria en el 2021

Pese a este panorama desalentador, se decidió realizar la edición 74 de Intermoda con el doble de los expositores y la capacidad instalada que tuvo la edición anterior, cumpliendo los protocolos sanitarios internacionales que implementó Expo Guadalajara (es la primera feria presencial del país en el 2021).     

“Primero, partimos de dónde estábamos en enero del 2020, ya se hablaba del virus, pero se focalizaba en China, no había llegado a México; teníamos cerca de 1,000 empresas en piso de exposición y recibimos alrededor de 26,000 visitantes”, recordó Mario Flores. 

“Llega el Covid-19 a México y el evento de julio del año pasado, por la imposibilidad de realizarse, se pasa a septiembre, considerando el argumento del gobierno estatal de que la curva de contagios descendería, las proyecciones manifestaban que la pandemia se controlaría”, señaló. 

“Consideramos estar a 60-50% de aforo en septiembre, la realidad es que estuvimos a 25%, en relación a enero del 2020. Con la realización del evento en septiembre, luego que comenzó la reactivación económica en el estado, mandamos un mensaje de seguridad de que se pueden hacer negocios siempre y cuando se cuiden las condiciones sanitarias; se hizo con un modelo híbrido (las citas de negocios fueron de forma presencial y virtual). Esto funcionó porque las empresas confiaron en nosotros”, refirió.

“El mensaje que enviamos es que cumplimos con responsabilidad, logramos que nuestros clientes nos tuvieran confianza, que podíamos hacer el evento en enero del 2021. Duplicamos en comparación con septiembre, es decir, seguimos en 50% en relación con enero del 2020. Nuestra apuesta es que el empresario tenga la posibilidad de seguir adelante, que su negocio genere ventas para continuar, las empresas necesitan reactivarse”, expuso. 

Al doble

Para la edición 74, del 19 al 22 de enero, se duplicó la cantidad de expositores con 500 empresas y 600 marcas participantes, al igual que la superficie de exhibición, que pasó de 20,000 metros cuadrados en septiembre a 40,000 metros cuadrados en ésta.

Hay presencia de firmas internacionales: Brasil, Canadá, China, Colombia, España, Estados Unidos, Francia, India y Paquistán; para expositores y compradores de otros países se mantiene el modelo híbrido.

Esta edición de Intermoda se realiza en medio del mecanismo de contención de contagios del virus que implementó el gobierno de Jalisco del 16 al 31 de enero, el cual restringe actividades, horarios y aforos; asimismo, el estado se ubica en rojo del semáforo epidemiológico federal, aunque la administración estatal decidió no suspender las actividades de industria, comercio y servicios.

Los protocolos de seguridad sanitaria en Expo Guadalajara incluyen la sanitización de vehículos de carga, toma de temperatura, control de aforos, instalación de cabinas y túneles de sanitización, ingreso y salida a través de un código QR, así como la distribución de espacios para mantener la sana distancia. 

Evolución

El presidente de Intermoda consideró que esta feria es un modelo a seguir, “la mayoría de las empresas organizadoras de exposiciones se paralizaron en el mundo al no encontrar el modo de evolucionar en innovación”. 

“La mayoría de ferias siguen canceladas o son encuentros de carácter virtual; pueden decir que son más responsables, pero la realidad es que se debe comprobar el cuidado de los protocolos sanitarios. Le apostamos al modelo presencial y evolucionamos en el digital”, aseveró. 

“En coordinación con Expo Guadalajara se implementó todo este esquema sanitario, para decirle a la oferta y a la demanda que pueden venir a un lugar seguro para un encuentro de negocios”, dijo Mario Flores.