La oferta universitaria para la carrera de Ingeniero Petrolero en el país se ha multiplicado por siete del 2000 a la fecha. Además de la Universidad Nacional Autónoma de México y del Instituto Politécnico Nacional, otras 20 instituciones en siete estados del país ofrecen esta disciplina.

Sin embargo, el Instituto Mexicano del Petróleo y la Asociación de Ingenieros Petroleros de México reconocen que existe un déficit de ingenieros, geofísicos y geólogos petroleros ante las oportunidades que se avecinan para el sector por la reforma energética.

Uno de los retos principales es motivar a los estudiantes para enfocarse en carreras relacionadas con el sector. La cuestión es que a partir de ahora la ingeniería petrolera se erige como la carrera del futuro a nivel nacional , reconoce el Colegio de Ingenieros Petroleros de México.

Las ingenierías relacionadas con minería y extracción son las mejores pagadas en el país, lo que es comprensible en parte porque el riesgo de dichas ingenierías es un poco superior al resto. Estamos hablando de ingeniería de minas, ingeniería geológica, ingeniería petrolera y de gas, ingeniería de extracción de materias primas y demás carreras afines.

Cabe recordar que al país han llegado en los últimos tres años al menos 38 nuevos operadores que suman sus actividades a la extracción de más de 2 millones de barriles diarios de Petróleos Mexicanos (Pemex), lo que requiere personal capacitado en todos los niveles de esta industria.

Veracruz y Tamaulipas

Por entidades, Veracruz es el mayor oferente académico en esta materia. A lo largo de todo el estado, cada año se lanza la convocatoria para que ingresen al menos 2,000 nuevos estudiantes en distintos puntos del estado. Geográficamente, se diversifica la oferta en puntos como el Centro de Estudios Superiores del Norte de Veracruz, la Universidad Veracruzana en Xalapa y el Instituto Tecnológico Superior de Coatzacoalcos, a los que se suman el Instituto Tecnológico Superior de Cosamaloapan, el de Tantoyuca, la Universidad Popular de la Chontalpa y el Instituto Tecnológico de Veracruz.

Tamaulipas también cuenta con una buena oferta, compuesta por seis instituciones como: el Instituto de Ciencias y Estudios Superiores de Tamaulipas, el Instituto de Estudios Superiores de Tamaulipas, la Universidad Autónoma de la entidad, la Universidad Norte de Tamaulipas y el Centro Educacional y Desarrollo en Informática Personal.

Entre las escuelas que mayor renombre han tomado, están la Universidad Autónoma de Nuevo León, la Universidad del Istmo, en Oaxaca, y la Universidad Autónoma de Coahuila, donde además de las disciplinas convencionales en materia de extracción y exploración de hidrocarburos, se ofrecen especialidades multidisciplinarias como el uso de biocombustibles y técnicas renovables de producción de combustibles.

Tabasco es una de las entidades que también tiene alta oferta académica en estas actividades, dada la importancia de la industria petrolera en la región. El Instituto Tecnológico de la Chontalpa, la Universidad Autónoma de Guadalajara en su campus Tabasco, la Universidad Olmeca y la Politécnica del Golfo de México reciben cada año a más de 2,000 estudiantes nuevos tanto para las carreras de tiempo completo como para seminarios y estancias en coordinación con distintas empresas estadounidenses y Pemex.

En Campeche, el Centro de Estudios Superiores Isla del Carmen y la Universidad Autónoma del Carmen cuentan también con esta ingeniería y con cursos prácticos diseñados para actividades específicas dentro de la industria.

Sueldo competitivo

Un ingeniero petrolero recién egresado gana en promedio como mínimo alrededor de 13,000 pesos mensuales, dentro de las posiciones menos favorecidas en Pemex, lo que implica que entre los privados que han llegado a México tras la reforma energética, las condiciones salariales son incluso mejores.

Ejecutivos con la supervisión de un área ganan alrededor de 80,000 pesos al mes, un salario muy por encima de la media nacional. Los extranjeros que dominan el sector pueden llegar a percibir alrededor de 135,000 pesos mensuales, dada la importancia de esta actividad en el país.

kgarcia@eleconomista.com.mx