La carrera por suceder a Francisco Cervantes y dirigir a los industriales del país, comienza a subir de intensidad. Ya se apuntan más de cuatro aspirantes a la silla presidencial de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin); cuyo proceso electoral comenzará en los próximos días para hacer el cambio de estafeta en octubre.

El jaloneo entre los industriales para elegir en septiembre próximo a su presidente estará reñido, porque en esta ocasión, se busca “un gallo” que sea empresario y no un administrativo de alguna compañía, que cuenta con experiencia en el ámbito de los negocios y que “entienda, defienda y encuentre oportunidades” para la actividad productiva nacional, coincidieron integrantes de la Concamin.

Entre las cartas que se perfilan para inscribirse como candidatos a dirigir a la Concamin se encuentra: Alejandro Malagón Barragán, reconocido por ser un directivo de Femsa y presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Conservas Alimenticias (Canainca); a la lista se agrega Netzahualcóyotl Salvatierra López, presidente de la Comisión de Financiamiento en Concamin y miembro de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), pero no posee popularidad en el gremio.

Ramón Beltrán, expresidente y fundador de la Cámara Nacional del Aluminio (Canalum), también ha alzado la mano para dirigir a la Concamin, con la consigna de que los empresarios no solo deberían proponer, sino demostrar la política industrial.

Sin embargo, algunos empresarios comentan que Beltrán no cumple con los estatutos de la Concamin para poder competir, y deberá demostrarlo el proceso de registro electoral que se llevará a cabo en agosto.    

El cuarto de los aspirantes es José Abugaber, industrial guanajuatense del calzado y directivo de la empresa Comando, así como actual secretario del Consejo directivo de la Concamin, se perfila como el favorito entre los agremiados, al cubrir un perfil fresco y netamente empresarial.

Aunque, existe otro posible candidato, un “caballo negro” del sector industrial, que cuenta con la simpatía de varios de organismos miembros de la Confederación y es visto con muy buenos ojos por las empresas del llamado Grupo Monterrey, Nuevo León, entidad federativa que constituye el principal empleador manufacturero de México.  

Los industriales consultados, que prefirieron el anonimato, coincidieron que se requiere un líder de la Concamin que ponga a la industria en el eje del crecimiento económico de México, que se a más participativa en la economía digital, que sea sostenible, resiliente, flexible y que innove, pero sobre todo que tenga visión internacional.

“La Confederación requiere un dirigente que vaya de la mano con la visión y valores del organismo. Que sea un contrapeso de las autoridades, no un rival. Es decir, que fortaleza la posición del organismo como un aliado y al mismo tiempo un contrapeso crítico, en favor de la economía mexicana”, comentó uno de los industriales.

kg