El banco BBVA concluyó en un análisis que la importación de autos usados no impacta al mercado de automóviles nuevos de México, en contraste con la posición de las empresas ensambladoras y distribuidoras automotrices locales y del gobierno federal.

En una investigación de su Servicio de Estudios Económicos, sostuvo que el empleo formal, en contraste con los autos importados de segunda mano y la cartera de crédito bancario automotriz, es la única variable que tiene una relación de largo plazo con las unidades vendidas de autos nuevos en el país.

Estos resultados confirman el papel del empleo formal para explicar el comportamiento de las unidades vendidas de autos nuevos, así como la ausencia de una relación estadística significativa bidireccional entre estas unidades y los autos importados usados , indicó.

De enero del 2005 a agosto del 2013, según datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), ingresaron al país cerca de 6.9 millones de vehículos de segunda mano, principalmente de Estados Unidos.

Esta cifra equivale a 80.7% de las unidades vendidas de autos nuevos adquiridos en el país durante el mismo lapso.

En contra, Guillermo Rosales, director adjunto de la AMDA, destacó que diversos documentos demuestran el impacto negativo de la importación de vehículos usados, como el de la consultoría A.T. Kearney, por encargo de la Secretaría de Economía.

Con otro modelo econométrico utilizado por A.T. Kearney, se demostró que con el nivel de importación de autos usados disminuyen las ventas en 210,000 vehículos nuevos por año.

El gobierno de Estados Unidos ha criticado las restricciones que México impone a la importación de autos usados. Desde el 24 de diciembre del 2008, la Secretaría de Economía estableció un arancel de 10% a los vehículos originarios de Estados Unidos o de Canadá con 10 años de antigüedad.

En México se aprobaron reglas en julio del 2011 para prohibir la importación de automóviles en uso que no cumplan, entre otras cosas, con ciertas condiciones físico-mecánicas o con las disposiciones de protección ambiental.

Rafael Camarena, analista de Santander, indicó que la importación de autos usados tiene un mayor impacto en la frontera y que la venta de autos nuevos trae consigo mayores beneficios para la economía mexicana por sus efectos sobre la producción nacional y el sistema mexicano de crédito.

CONFÍA AMDA EN EL BLOQUEO ?A USADOS

Una vez que el gobierno federal oficializó la ampliación del decreto para regular importación de vehículos usados hasta diciembre del presente año, los distribuidores de los automotores nuevos demandaron al presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y del Consejo de la Judicatura Federal, Juan Silva Meza, que se resuelva en definitiva la problemática del ingreso de unidades chatarra, que ha hecho daño al mercado interno.

Guillermo Rosales Zárate, director adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), explicó que la decisión de la Secretaría de Economía de ampliar las reglas de autos usados sienta precedente para que se ejerzan acciones de control en el caso de los jueces federales que otorgan amparos a importadores de vehículos usados al margen del derecho vigente.

De acuerdo con el estudio realizado por la consultora A.T. Kearney, existen brechas importantes entre la demanda potencial del mercado mexicano de vehículos nuevos y la demanda real. (Con información de Lilia González)

rmorales@eleconomista.com.mx