El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) consintió que el Instituto Mexicano de la Radio (Imer) acoja la antena de la estación comercial XERC-AM 790 KHz en la misma radiobase desde donde transmite las señales de la XEB-AM 1220 KHz. Esta aprobación del órgano regulador se traducirá en un mejor aprovechamiento de la infraestructura pasiva del Imer y en un ingreso económico adicional para ese medio público de radiodifusión, que desde enero sufre en su operación diaria por los recortes presupuestales aprobados por los diputados al cierre de 2018.

La B Grande de México”, la estación de radio más longeva de Latinoamérica y que este lunes 23 de septiembre cumple 96 años de transmisión ininterrumpida sobre los aires de la Ciudad de México, puede acoger la antena de la XERC-AM por dos cuestiones: su torre cumple con los elementos técnicos necesarios para colocar allí el transmisor de una tercera emisora, como ya lo hace con la antena de la estación hermana XEDTL-AM 660 KHz, y porque desde su origen en 1923, la XEB-AM 1220 KHz ha tenido una concesión comercial, aun con su inclusión en el Imer en 1983 como medio público. 

El 21 de junio de 2019, el IFT autorizó a la empresa XERC, S.A. de C.V. la colocación de la antena de la 790 KHz en la torre de la XEB del Imer, luego de convenios alcanzados entre esas partes. Desde entonces comenzaron a contar 180 días hábiles para que la 790 de AM comience a transmitir con 50,000 watts de potencia desde la radiobase de la 1220 AM que se ubica en la calle de Providencia, en la colonia San Lorenzo Tezonco de la alcaldía Iztapalapa. Esta autorización se conoció el 17 de septiembre pasado y la 790 tendría hasta los últimos días de febrero de 2020 para regresar al aire desde la torre de la 1220 AM.

 

La autorización del regulador beneficia tanto al Imer como a XERC, S.A. de C.V., dado que la primera logra un precedente para colocar su infraestructura pasiva de radio en el mercado, como por ejemplo desde hace dos año comenzó a hacerlo el Canal Once del Instituto Politécnico Nacional al crear ese tipo de contratos con las televisoras comerciales Imagen TV y Multimedios Televisión. En tanto que la 790, de cumplir con los plazos establecidos por el IFT, estaría por volver pronto a la radio, ahora en un segundo intento, tras dos años de estar fuera del aire por problemas técnicos.

Aún se desconocen los montos económicos del acuerdo entre el Imer y XERC S.A. de C.V., pero los ejemplos de Canal Once, el Canal 22 y del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPR), que también rentan su infraestructura a terceros agentes de radiodifusión comercial y públicos. Descontando las diferencias de negocio entre radio y televisión, indican que, en su caso particular, el Once percibe mensualmente 46,813.5 pesos por concepto de coubicación y uso compartido de infraestructura por su convenio con Multimedios en la CDMX, más 82,063.68 pesos mensuales por asistencia técnica y otros 341.94 pesos por hora por la asistencia técnica en la planta de transmisión. Canal Once ingresa así anualmente alrededor de 1 millón 546,526.16 pesos. 

Por ello, poner a disposición de terceros la infraestructura del Imer para su mejor aprovechamiento resulta importante para la nueva directiva del organismo, ante los recortes de 10.8% que sufrió su presupuesto de 2019 —que quedará este año en 159.2 millones de pesos— y con la posibilidad de que los diputadores federales aprueben para el 2020 una partida de 160.9 millones de pesos que todavía estará lejos de lo ejercido por el Imer en 2018.

En una entrevista con este medio en marzo, la directora del Instituto Mexicano de la Radio, Aleida Calleja, platicó que buscaría la posibilidad de abrir la infraestructura de las estaciones del Imer para que terceros pudieran hacer uso de ella y de esta manera levantar recursos para mejorar la operación del Instituto. 

En marzo se le preguntó a Calleja Gutiérrez si el concesionario XERC S.A. de C.V. se había acercado ya al Imer para negociar convenios de infraestructura pasiva y ante los títulos de concesión comercial que poseen algunas de las estaciones del Imer:

“No podemos hacer todo lo que quisiéramos en el rubro de la infraestructura pasiva. Primero tengo que pedir permiso a mi junta de gobierno, que muchas de las decisiones sustantivas para el Imer las tiene que aprobar la junta (…), técnicamente sí se puede, pero jurídicamente no tanto y es lo quiero solucionar, porque hay toda una serie de pasos a seguir, desde la junta de gobierno hasta la Secretaría de Hacienda y cuando eso pase, si pasa, se fue el año. Sobre los privados sí hay interés, ya nos han preguntado; no sólo uno, pero no ha sido posible. Técnicamente se puede, pero no es algo que jurídicamente podamos hacer de inmediato”, dijo entonces Aleida Calleja a este medio.

Ahora, el Imer y Calleja han conseguido que la XEB abra espacio a terceros radiodifusores, siguiendo el camino de otros medios públicos en cuanto aprovechamiento de la política regulatoria y la innovación tecnológica para generar dinero adicional que compense los faltantes en recursos fiscales que provocaron afectaciones programáticas y también que las audiencias del Imer migraran a otras estaciones de radio.