El Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) comenzará a prestar sus servicios a operadores privados en México en aguas profundas mexicanas en el Centro de Tecnología para Aguas Profundas (CTAP) que arranca en mayo, en Boca del Río, Veracruz, con una inversión de 2,000 millones de pesos.

Ernesto Ríos Patrón, director general del IMP, explicó en entrevista que el CTAP es un esfuerzo que normalmente no se hace en otros lugares del mundo para ofrecer un instrumento técnico con el cual habrá mejor información para que la actividad con el mayor riesgo en la industria petrolera, que son los trabajos en aguas profundas, se reduzcan en costo, tiempo y riesgo entre la exploración y la primera producción en este tipo de recursos.

Gracias a los resultados de las dos rondas realizadas hasta el momento para aguas profundas, en las cuartas licitaciones de la Ronda Uno y Dos, hay 11 operadores y un total de 18 de las empresas más grandes del mundo comprometidos a explorar y desarrollar campos durante 50 años en las provincias geológicas Cinturón Plegado Perdido, Cuencas Salinas y Cordilleras Mexicanas del Golfo de México, a profundidades que van desde los 500 metros de tirante de agua. En los próximos cinco años, perforarán 31 pozos exploratorios con un valor de hasta 100 millones de dólares cada uno, mientras que, en contraste, Pemex ha perforado una decena de pozos en la zona en toda su historia, con lo que esta actividad tomará un auge que requerirá de apoyo nacional.

“Se vuelve un tema de los técnicos mexicanos, ya no es un tema de la administración pública o las empresas solamente, que entendamos que una vez que hacen la apuesta en el país es nuestra responsabilidad darles las condiciones para que eso se monetice suficientemente rápido”, explicó Ríos Patrón.

FINANCIAMIENTO

La mitad del financiamiento del CTAP, que corresponde a la ingeniería y construcción por un monto de 1,000 millones de pesos, fueron recursos del IMP, mientras que el equipamiento y costo de los proyectos de arranque fueron financiados por el fondo Sener-Conacyt Hidrocarburos, por otros 1,000 millones de pesos. El centro —que cuenta con 20 hectáreas en Boca del Río— está en proceso de algunas pruebas, con la construcción de los laboratorios de carácter y dimensiones semiindustriales, además de la instalación de los equipos. Para su arranque, tiene ya seis proyectos por un valor de 425 millones de pesos y fueron seleccionados por un comité conjunto con Pemex, por lo que, por lo pronto, serán experimentos enfocados a las actividades de la estatal.

“Tenemos otras empresas privadas que nos han mostrado interés”, detalló, “hay empresas privadas de las que ya ganaron las licitaciones y de las que por un tema comercial no puedo ofrecer el nombre, pero ya visitaron el centro y estamos en conversaciones para ofrecerles productos y servicios”.

TECNOLOGÍA DISPONIBLE

CTAP prestará sus servicios de alta especialización a operadores petroleros en aguas profundas mexicanas:

  • Laboratorio de Calificación de Tecnologías, para diseñar, calificar y mejorar tecnologías para procesos de separación de hidrocarburos utilizados en instalaciones costa afuera, además de incrementar y mantener la producción de campos de aceite y gas.
  • Laboratorio de Aseguramiento de Flujo, diseñado para efectuar investigación y desarrollo tecnológico para evitar la formación y el depósito de fases sólidas orgánicas e inorgánicas, lo cual permitirá asegurar el transporte de aceite y gas desde el yacimiento hasta los centros de procesamiento o almacenamiento.
  • Laboratorio de Fluidos de Perforación, Terminación y Cementación de Pozos, creado para desarrollar fluidos de control y materiales cementantes para construir pozos con calidad de agujero, seguridad operacional y con el mínimo impacto al medio ambiente para campos en aguas profundas.
  • Laboratorio de Geotecnia e Interacción Suelo-Estructura, para diseño de tecnologías para sistemas de cimentación de sistemas flotantes, submarinos y ductos en aguas profundas tomando en cuenta los riesgos someros del fondo marino.
  • Laboratorio de Simulación Numérica de Fenómenos Metoceánicos e Hidrodinámico, que caracterizará fenómenos meteorológicos y oceanográficos para evaluar el comportamiento hidrodinámico y diseñar sistemas flotantes de producción, líneas de amarre y ductos, entre otros, en condiciones ambientales severas.