Las empresas de telecomunicaciones que realicen prácticas monopólicas absolutas, como manipular precios o restringir la oferta, podrían reducir una eventual multa de 10% de sus ingresos a un salario mínimo.

Cuando un agente económico incurre en una Práctica Monopólica Absoluta, la multa es hasta por el equivalente al 10% de sus ingresos del último ejercicio fiscal en que se haya incurrido en la infracción; con el programa de inmunidad se podrá lograr hasta un multa mínima

El Instituto Federal de Telecomunicaciones publicó en el Diario Oficial de la Federación la Guía del programa de inmunidad y reducción de sanciones para los sectores de telecomunicaciones y radiodifusión, con la cual buscará incentivar la detección y eliminación de prácticas monopólicas absolutas bajo una figura similar a la del testigo protegido.

Una práctica monopólica absoluta también llamada cártel o colusión consiste en acordar la manipulación de precios, restringir oferta, segmentar el mercado, coordinar postura de licitaciones y el intercambio de información para estos mismos fines. Se pueden adherir a este programa los agentes económicos que hayan incurrido o estén incurriendo en una PMA; quienes hayan participado directamente en PMA en representación o por cuenta y orden de personas morales, o agentes económicos o individuos que hayan coadyuvado, inducido o participado.

El procedimiento de adhesión inicia a través de una solicitud a través de un correo electrónico o por correo de voz, en el cual se deberán proporcionar datos de contacto y manifestar expresamente que se tiene la voluntad de acogerse al programa de inmunidad.

Una vez que la Autoridad Investigadora tenga a su disposición la información proporcionada por el Solicitante, cuenta con un plazo de 40 días hábiles, prorrogables hasta por cuatro ocasiones, para determinar si tal información y documentos permiten iniciar el procedimiento de Investigación o presumir la comisión de una o varias conductas contempladas como Prácticas Monopólicas Absolutas.