Hyundai Motor Group informó que planea aumentar la inversión en Estados Unidos en un 50% hasta los 3,100 millones de dólares en cinco años y podría construir una nueva fábrica en el país, tras las amenazas del presidente electo estadounidense, Donald Trump, de gravar fuertemente las importaciones de vehículos.

Trump ha amenazado con fijar un impuesto de un 35% sobre los vehículos importados desde México, y ha criticado a automotrices extranjeras como BMW y Toyota por la construcción de vehículos en ese país para el mercado estadounidense.

NOTICIA: Trump amenaza ahora a BMW México con aranceles punitivos

Chung Jin-haeng, presidente del grupo que abarca a Hyundai Motor Co y Kia Motors Corp., negó que el plan fuera impulsado por la presión de Trump, pero dijo que espera una mayor demanda de automóviles bajo el nuevo presidente de Estados Unidos.

"Tenemos que estar comprometidos con el mercado estadounidense - un mercado de importancia estratégica que puede hacer o deshacer nuestro éxito global", dijo a la prensa en Seúl.

El grupo surcoreano planea gastar los 3,100 millones de dólares en modernizar sus fábricas existentes en Estados Unidos e impulsar la investigación sobre vehículos sin conductor, inteligencia artificial y otras tecnologías futuras, explicó Chung.

NOTICIA: Trump elogia a Ford y a FCA por sus inversiones en EU

Hyundai tiene una fábrica en Montgomery, Alabama, mientras que Kia administra una fábrica en Georgia. Kia comenzó la producción en su primera planta en México en mayo del año pasado, y ha dicho que planea aumentar su capacidad de producción a 400,000 vehículos al año.

Chung dijo que Hyundai Motor, que no tiene una fábrica en México, iniciará la producción en la planta de Kia en ese país este año como estaba previsto con anterioridad. Sin embargo, dijo que está decidiendo sobre la fábrica de México, y agregó que su capacidad anual prevista de 400,000 vehículos está sujeta a cambios.

erp