El fabricante de automóviles surcoreano Hyundai Motor anunció este martes que invertirá 80.7 billones de wons (61,000 millones de euros) hasta 2018 en la producción en el extranjero, en particular en China, y en el desarrollo de coches de nueva generación.

Hyundai, que ha llegado al máximo de su capacidad, espera inyectar 49 billones de wons en el desarrollo de sus plantas de producción fuera de Corea del Sur y 31.6 billones en la investigación y el desarrollo (R&D).

El quinto fabricante mundial, penalizado por la debilidad del yen y la fortaleza del won, aumentará las inversiones anuales en infraestructura y R&D de los 14.9 billones de 2014 a los 20 billones a partir de este año y reclutará a 7,000 investigadores e ingenieros.

"Esta inversión récord debe permitirnos ante todo garantizar el control de las tecnologías fundamentales en la producción de vehículos ecológicos, vehículos inteligentes y otros vehículos de nueva generación", justifica el grupo en un comunicado.

Asimismo, consagrará más de 11 billones de wons al desarrollo de vehículos ecológicos, de propulsión eléctrica o híbrida, y dos billones a la concepción de "vehículos inteligentes" conectados a internet.

Un pilar de estas nuevas inversiones, es la construcción de nuevas plantas de producción en países como China y Rusia.

Para el analista Kim Pyong-Mo de Dongbu Securities, el anuncio del fabricante "llega en el buen momento para reforzar su ventaja competitiva".

Un mercado chino en pleno crecimiento

Hyundai adelantó la semana pasada que construirá dos nuevas plantas en China para aumentar su competitividad en el mayor mercado mundial.

Estas plantas, con una capacidad de producción de 300,000 vehículos cada una, se construirán en Changzhou, en 2016 y en Chongqing, en 2017.

Hyundai ya cuenta con tres plantas de producción de automóviles en China con una capacidad combinada de 1,05 millones de unidades por año.

También tiene una fábrica de utilitarios que produce anualmente 160,00 unidades.

Por su parte, la producción de su filial Kia pasará de 300,000 a 450,000 vehículos de aquí a la primera mitad de 2016 en una de sus tres plantas chinas, situadas en la provincia de Jiangsu, que tienen una capacidad total de 740,000 unidades.

En tres años, Hyundai y Kia pretender producir en China 2.7 millones de automóviles.

China se ha convertido en un mercado clave para los fabricantes extranjeros, aliados a socios chinos, pese a la desaceleración de la segunda economía mundial. Después de un crecimiento del 14% en 2013, la venta de coches podría haber progresado menos de 10% en 2014, aunque las ventas siguen siendo sólidas.

Sin contar a Kia, Hyundai vendió en 2014 4.96 millones de vehículos en el mundo (+5% más que en 2013), de ellos, el 86% en el extranjero, donde son producidos cerca de 3 de cada 4 coches.

América del Norte es su primer mercado (36% de los vehículos vendidos), por delante de Africa/Oriente Medio (32%), Asia-Pacífico (12%), América Latina (9.7%) y Europa (9%).

En los nueve primeros meses de 2014, el volumen de negocio del grupo registró una ligera mejoría, 65.7 billones de wons, aunque su beneficio neto se contrajo más de 12%, a 6 billones de wons, debido a la fortaleza de la moneda.

Desde mediados de 2013, la moneda surcoreana se ha revalorizado con las grandes divisas extranjeras. Los resultados de Hyundai ya se vieron afectados en los dos primeros trimestres del año debido a la tasa de cambio desfavorable.

Para 2015, Hyundai Motor y Kia prevén el menor crecimiento de las ventas combinadas desde 2006, de 2.5% a 8.2 millones de vehículos (de ellos sólo 5.05 millones de Hyundai), en línea con el vaticinio de los analistas.

erp