El CEO de Starbucks, Howard Schultz anunció que dejará la compañía el 26 de junio próximo, anuncio la cadena de cafeterías más grande del mundo, alimentando la especulación de que ejecutivo buscará pujar por la presidencia de Estados Unidos. 

Schultz, de 64 años, ha estado con Starbucks durante casi cuatro décadas y ha convertido a compañía en una de las marcas mundiales más poderosas del mundo. Bajo su liderazgo, la cadena de cafés con sede en Seattle pasó de 11 cafés a más de 28,000 en 77 países.

En los últimos años, ha negado repetidamente que se mudara a la política, pero se ha mostrado más abierto a la idea de postularse para un cargo público en una entrevista con CNN la semana pasada.

Cuando se le preguntó sobre una posible puja por la presidencia, Shultz dijo a The New York Times, "tengo la intención de pensar sobre un rango de opciones, y esa podría incluir el servicio público. Pero aún falta mucho para tomar decisiones sobre el futuro". 

Schultz agregó que desde hace algún tiempo "ha estado muy preocupado por nuestro país - la creciente división que hay en casa y nuestro lugar en el mundo. Una de las cosas que quiero hacer en este nuevo capítulo es ver si puede haber un rol que pueda desempeñar para contribuir", dijo, agregando que "aún no sé qué significa eso". 

El año pasado, Schultz renunció como director ejecutivo para convertirse en presidente ejecutivo, y dejó el puesto a Kevin Johnson.

Aún así, Schultz estuvo muy involucrado en la dirección de la compañía a través de un programa de entrenamiento antiprejuicios después de que el gerente de un café de Filadelfia llamó a la policía para arrestar a dos hombres negros que estaban esperando a un amigo.

La junta de Starbucks nombró a Myron Ullman, anteriormente presidente y CEO de la minorista J.C. Penney Co, como su nueva presidenta, y Mellody Hobson como vicepresidenta tras la salida de Schultz.

Schultz también renunciará al directorio de Starbucks y será nombrado presidente emérito, informó la compañía en un comunicado.

abr