El gobierno de México hará una aportación patrimonial por un monto en moneda nacional equivalente a 5,000 millones de dólares a Petróleos Mexicanos (Pemex), sin que ello tenga impacto en la deuda pública.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) informó que esta acción es parte de los esfuerzos del gobierno para fortalecer la estabilidad financiera de Pemex y mejorar su rentabilidad y contribución estratégica de largo plazo a la economía mexicana.

La aportación patrimonial será fondeada con los activos financieros depositados en la Tesorería de la Federación, detalló la dependencia encargada de las finanzas públicas del país.

En un comunicado señaló que Pemex usará estos fondos para reducir su endeudamiento acompañado con medidas que la empresa anunciará próximamente para reducir la deuda y manejar su perfil de vencimientos.

La compañía estará dando detalles de la transacción a su debido tiempo, precisó la secretaría de Hacienda.

Aseguró que la aportación patrimonial no tendrá impacto en la deuda neta del sector público o en el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público, los cuales son el indicador más amplio de la deuda neta del sector público.

Hacienda reafirmó su compromiso con la disciplina fiscal y estabilidad macroeconómica soportada por la formulación de políticas prudentes. “Estamos seguros que esta aportación patrimonial y la posterior reducción en las obligaciones financieras de Pemex fortalecerán a la empresa”, puntualizó en el comunicado.