Pemex se encuentra entre las cuatro emisoras corporativas energéticas de América en riesgo de perder el grado de inversión, con lo que alcanzaría el estatus de ángel caído, advirtió la calificadora Moody’s.

Esto significa que la perspectiva Negativa en su nota, que es grado de inversión “Baa3”, las coloca en una de tres posibilidades de ser degradadas hacia las calificaciones con estatus especulativo.

Un análisis de la calificadora muestra que las otras tres emisoras cuya calificación se encuentra en perspectiva negativa y bajo riesgo de caer a grado especulativo son las norteamericanas Buckeye Partners y EQT Corporation y Perú LNG.

Tal como han explicado analistas de la agencia, un emisor que cae en las calificaciones especulativas pierde la posibilidad de entrar a mercados que ofrecen condiciones competitivas de financiamiento, y están sujetos al riesgo de que una parte de los tenedores de sus bonos se deshagan de ellos.

En el documento, los analistas de la calificadora aclararon que en la región hay otras tres energéticas cuya nota está un escalón arriba de la que tiene Pemex, “Ba1”, que es un nivel que llaman crossover zone (zona de crucero). Sin embargo, cuentan con una perspectiva Estable que les permite anticipar la posibilidad de un aumento de calificación.

Se encuentran en este estatus, identificado por Moody’s como “potenciales estrellas en ascenso”, las energéticas estadounidenses Anadarko Petroleum Corporation y Devon Energy, así como la canadiense Encana Corporation.

Degradaciones

Los analistas de la agencia advirtieron que los emisores propensos a perder el grado de inversión, por su perspectiva Negativa, enfrentan diferentes riesgos que les podrían llevar a ser degradados.

En el caso de Pemex, destacaron que la rebaja vendría alineada con una degradación en la nota soberana de México.

Apenas la semana pasada, el analista para la petrolera en Moody’s, Pete Speer, matizó que también podría sufrir una degradación, si el apoyo financiero del gobierno hacia la petrolera resulta inferior a sus requerimientos, y si se profundiza la declinación de las reservas probadas o si continúa bajando la producción del petróleo.

Buckeye depende de ser adquirida por una empresa de infraestructura privada, IFM Investors, mientras los directores y el Consejo de Administración de EQT aplican un giro en la operación y gasto de capital de sus políticas, lo que motivó el cambio en la perspectiva a Negativa.

Por su parte, Perú LNG presentó resultados débiles que motivaron métricas negativas que le afectarán en el mediano plazo y que originaron la perspectiva Negativa.

Tres escalaron al grado de inversión

El analista de Pemex en Moody’s explicó a El Economista que, para recuperar el grado de inversión, un emisor debe mejorar sus condiciones financieras de forma sólida, consistente y sostenible en el tiempo. “En Moody’s tendríamos que contar con la certeza de que se trata de un fortalecimiento definitivo que le permite salir de las calificaciones especulativas”.

Éste ha sido el caso de Andeavor Logistics, Marathon Oil y NCPL PipeCo, energéticas a las que recientemente incrementó la nota, hacia grado de inversión, al comprobar que cuentan con sólidos fundamentales financieros y políticas que apuntalan su llegada al grado de inversión.

Cuando un emisor llega al grado de inversión, se abre la posibilidad de que acceda a mercados cuyos inversionistas cuentan con mayores recursos para fondearlo, a precios y plazos más competitivos, fondos que suelen tener restricciones para invertir en títulos calificados por arriba del grado de inversión.

[email protected]