El Tratado sobre Yacimientos Transfronterizos entre México y Estados Unidos contempla la figura de un árbitro, denominado experto independiente, que dirimirá las diferencias para determinar la proporción del volumen total de hidrocarburos recuperables que pertenece a cada país.

El tratado, firmado el lunes por las cancillerías de ambos países, aún no es presentado oficialmente al Senado por el presidente Felipe Calderón. Sin embargo, entre algunos legisladores ya circula el documento.

Se contempla la participación de un experto independiente que resolverá de forma vinculante en casos de disputas cuando se sospeche que se trata de un yacimiento transfronterizo y existan pozos a ambos lados de la frontera , precisa el documento.

También deja en claro que no se afectan los derechos soberanos ni la jurisdicción que ejercen ambas partes sobre su plataforma continental .

Recuerda que Estados Unidos detuvo las ofertas presentadas para la explotación de bloques sobre la línea de delimitación y no se abrirán en la fecha programada, sino hasta 30 días después de que formalice el acuerdo transfronterizo o el próximo 14 de junio, lo que ocurra primero.

Prevé la posibilidad de que los licenciatarios (en EU) y Pemex en México puedan alcanzar acuerdos que les permitan trabajar de manera coordinada desde la exploración mediante la conformación de unidades.

En aquellos casos en que se confirme la existencia de un yacimiento transfronterizo, se contempla un mecanismo con plazos y responsabilidades bien definidas mediante el cual se moderan y, en su caso, se detienen las actividades mientras las empresas negocian los acuerdos necesarios , indicó.

Plantea que si al término del plazo contemplado para las negociaciones entre las empresas no existe acuerdo, los gobiernos de ambos países podrán proponer un acuerdo de unificación.

Si los licenciatarios aceptan los términos propuestos, inician las actividades de forma unificada. En caso contrario (o en el caso de que los países no alcancen los acuerdos necesarios para la unificación), cada país podrá autorizar el inicio de la explotación de forma regulada.

Únicamente se autorizará al licenciatario a producir hasta la cantidad determinada previamente (la proporción del volumen total de hidrocarburos recuperables que hubiera correspondido al país que le otorgó la licencia) , menciona.

Establece que se nombrará a un operador que será el responsable de ejecutar los trabajos de desarrollo y producción de la unidad. Este operador será nombrado y controlado por los licenciatarios .

Cada país gravará los ingresos que reciban sus licenciatarios derivados de la explotación de yacimientos transfronterizos de acuerdo con su legislación , precisa.

[email protected]