El secretario de Economía, Bruno Ferrari, anunció un cupo de importación de 132,000 toneladas de huevo, con la finalidad de estabilizar el precio del producto que en las últimas dos semanas registró un incremento de casi 60 por ciento.

Precisó que en el caso de huevo importado de Canadá o Estados Unidos, el precio sería de 14 pesos por kilogramo, y dependería de cada comercializador el costo que ofreciera al consumidor final.

Asimismo, el titular de la Profeco, Bernardo Altamirano, advirtió que a los responsables de especular con el precio de ese artículo básico se le podrán aplicar multas de hasta 3.5 millones de pesos e incluso cárcel.

De igual forma, en conferencia de prensa conjunta, Ferrari informó que en breve se turnará a la Comisión Federal de Competencia, CFC una solicitud para iniciar una investigación a la cadena de producción y distribución en el mercado del huevo.

La finalidad es detectar y sancionar cualquier práctica ilícita, lo cual podría derivar advirtió, en sanciones económicas equivalentes a 10 por ciento de las ventas de los responsables o incluso, la cárcel.

En este contexto, el titular de la SE explicó que el cupo de importación incluye a países con los cuales México no tiene suscrito tratados de libre comercio como China, Ucrania o Turquía.

Dichas importaciones serían libres de arancel, el cual es actualmente de 45 por ciento.

Indicó que las 132,000 toneladas de huevo cubrirían lo que dejarán de producir las más de un millón de gallinas ponedoras que murieron infectadas o que fueron sacrificadas por estar contagiadas.

Bruno Ferrari aclaró que las autoridades no escatimarán en utilizar todos los instrumentos legales para combatir prácticas ilícitas que van en contra del libre mercado y sobre todo del consumidor.

Subrayó que con todo y el brote de influenza aviar en algunas granjas en el estado de Jalisco, el precio de materias primas y la volatilidad cambiaria no hay razón alguna para incrementar el precio del huevo.

Todo hace suponer que detrás del incremento hay prácticas contrarias a la de un sano mercado , sostuvo.

Reiteró que el abasto está garantizado; para suponer que esto es producto de especulación; y no existe ningún riesgo para los consumidores , relacionado con el virus de la influeza e incluso, mencionó que dependiendo del comportamiento del mercado, también se analizaría la posibilidad de importar pollo.

En torno a esta problemática, Bruno Ferrari exhortó al gobierno de Sinaloa para rectificar su decisión de restringir el acceso de huevo procedente de estados como Jalisco y Nayarit.

Aseguró que esa medida es violatoria de la libre competencia y no hay justificación jurídica para proceder de tal manera.

Por su parte, el titular de la Profeco informó que la dependencia a su cargo ha puesto en marcha 672 operativos para sancionar y evitar abusos en el mercado de pollo y huevo.

En ese sentido, Bernardo Altamirano ejemplificó que en el caso del Distrito Federal se llevaron a cabo 123 acciones, en las cuales se encontraron tres establecimientos con abusos contundentes , como incremento injustificado en el precio de este producto.

Advirtió que los operativos continuarán y quienes resulten responsables de especulación o aumentos injustificados podrían ser acreedores a multas superiores a tres millones 500 mil pesos.

Puntualizó que hasta el momento la Profeco ha recibido seis denuncias vía telefónica y el resto a través de las redes sociales.

klm