La construcción de las leyes secundarias en el Congreso de la Unión debe permitir que Pemex esté en condiciones para enfrentar la competencia y que los empresarios mexicanos no sean hechos a un lado, coincidieron especialistas y empresarios.

Los dos puntos principales que quieren los empresarios son que las empresas mexicanas no sean solamente proveedores de materia prima, sino que sean socios de los consorcios que se formen para que haya transferencia tecnológica.

El segundo punto es que Pemex los involucre en sus proyectos industriales, no sólo en exploración y producción sino también en refinación, petroquímica, distribución y almacenamiento, así como en transporte y comercialización de petrolíferos.

Hasta ahora, la posición de Pemex, según Emilio Lozoya, director de la paraestatal, es que la competencia en todos estos rubros (comercialización de petrolíferos como combustibles automotrices y gas LP) depende de las leyes secundarias y lo que haga el Congreso de la Unión.

Hay que destacar que, a pesar de tenerse la reforma energética a nivel constitucional, sin leyes secundarias se va a operar con el mismo marco legal actual, derivado de las reformas del 2008.

Daniel Beltrán, especialista en energía, indicó que la reforma energética quedó definida con los votos del PAN, PVEM y del PRI y con ello se eliminó el monopolio existente en las actividades de exploración, producción, refinación y comercialización de hidrocarburos.

Con estas adecuaciones se busca incrementar la inversión en el sector energético, en beneficio de los mexicanos, elevando el potencial de crecimiento del sector y fomentando un nivel de competencia y eficiencia, particularmente en el transporte y distribución de los productos petrolíferos , refirió.

Los acuerdos en el paquete de leyes secundarias son importantes para que las inversiones mexicanas no sean desplazadas y la actividad petrolera permita el desarrollo local en toda la cadena.

Sabemos que ya se iniciaron los trabajos para crear y reformar al menos 20 leyes secundarias que regularán la apertura del sector energético y eléctrico nacional al sector privado. Es importante destacar que los organismos del sector energético tendrán nuevas atribuciones y ampliarán el alcance de sus funciones, todo ello definido en estas leyes , advirtió.

RESGUARDAR INTERÉS DE PEMEX

Javier Jiménez Alcaraz, consultor en proyectos de energía, indicó que la reforma energética no es en realidad una privatización, sin embargo, se debe de tomar en cuenta en las leyes secundarias que las empresas privadas que participen en la extracción del crudo se pueden ver beneficiadas con mayores utilidades que Pemex y en consecuencia, los ingresos a las arcas nacionales se verían significativamente mermados.

No cabe duda que esta reforma era una exigencia inaplazable para el desarrollo del país y debe ser aplicada con total transparencia, para evitar beneficiar sólo a las empresas privadas que se contraten para extraer el crudo nacional, ese es el papel de las leyes secundarias , dijo.

Expresó que para lograr la reforma constitucional se argumentaron varias razones y la principal de ellas fue que México no contaba con la capacidad tecnológica necesaria para extraer el petróleo de aguas profundas y con ello se estaban perdiendo casi 100 millones de dólares diarios.

Estas son algunas de las aplicaciones de las leyes secundarias de la reforma energética, con la que hay que tener una total transparencia , dijo.

[email protected]