El presidente ejecutivo de Fiat, Sergio Marchionne, reiteró hoy ante la asamblea de industriales de Turín (norte) que el grupo automotriz tiene la voluntad de continuar la producción en Italia y que la empresa en su conjunto no está enferma .

Confirmo el compromiso de Fiat hacia este país , declaró Marchionne, quien el sábado pasado se reunió con el primer ministro Mario Monti, después de que se supo que había sido suspendido el plan de la empresa de invertir 20 mil millones de euros en dos años en Italia.

Tras asegurar que el grupo mantiene su objetivo de alcanzar en 2012 ingresos por 77,000 millones de euros, con una utilidad neta de entre 1,200 y 1,500 millones, calificó como satisfactorio su encuentro con Monti.

El gobierno debe poner de su parte para remover los obstáculos que anclan al país en el pasado , dijo.

También dio la bienvenida al ingreso de la Volkswagen en Italia, pero advirtió que no les cederá el Alfa Romeo.

Criticado por los sindicatos, que lo acusan de querer cerrar fábricas en el país de la bota, Marchionne respondió recientemente que la Fiat produce en Brasil porque recibe financiación pública del Estado carioca.

En una reciente entrevista con el diario La Repubblica, el presidente ejecutivo del grupo automotriz recordó que en Europa la Fiat acumula pérdidas por 700 millones de euros.

Sin embargo, reconoció que en el país de la bota las ventas se han desplomado a su mínimo histórico a causa de la crisis económica, pero precisó que se mantiene a Fiat Italia con las ganancias obtenidas en el exterior.

MFH