Aunque todavía es incuantificable el impacto que podría tener el sector inmobiliario mexicano derivado de la crisis europea, representantes de la industria confían en que las inversiones hacia el país no se verán fuertemente afectadas.

El presidente de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI), Germán Ahumada Alducin, manifestó su confianza en las fortalezas financieras que hacen a México atractivo para muchos inversionistas en el largo plazo.

En conferencia de prensa, expuso que las relaciones entre México y Europa no son tan relevantes como con Estados Unidos, siendo España el país con el cual se tiene mayor contacto en el sector.

Incluso los de origen ibérico ya no son los principales inversionistas extranjeros en el país 'los estadounidenses han empezado a regresar', resaltó el también director general de Consorcio Ara.

A pesar de los problemas que enfrenta España, opinó, los inmobiliarios de ese país seguirán con sus desarrollos, un ejemplo son OHL y Global Vía, que actualmente construyen diversos proyectos turísticos y residenciales, aunque también hay empresas como Grupo Mall que han frenado algunas construcciones en Campeche.

Asimismo, Ahumada Alducin se refirió al tema de la inseguridad en México al destacar que sí frena nuevas inversiones en el sector, pero con un impacto distinto en cada ciudad.

Según dijo, esta problemática se presenta sobre todo en la franja fronteriza del norte.

Por ejemplo, explicó que Ara enfrentó esta problemática de inseguridad en desarrollos de Reynosa, Tamaulipas, y Ciudad Juárez, Chihuahua, por lo cual la empresa decidió cerrar la plaza.

Para los empresarios, agregó, la parte más crítica es cuando ya llegan a vender el seguro, que le llaman el derecho de piso, porque desmotivan las nuevas inversiones, tanto de nacionales como de extranjeros.

RDS