El gobierno de México mostró confianza en que se cerrarán las negociaciones para poner a votación el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) en el Congreso estadounidense.

“Estamos haciendo un buen progreso, estoy seguro de que esto se resolverá, pero estamos trabajando en ello para obtener el mejor acuerdo”, dijo Jesús Seade, subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, a periodistas luego de reunirse el viernes con el representante comercial de la Casa Blanca, Robert Lighthizer.

Seade y Lighthizer continúan “lidiando con los últimos temas” para que el T-MEC se ponga a consideración primero de la Cámara de Representantes, con mayoría demócrata, y luego del Senado, donde hay mayoría republicana.

“Estamos trabajando duro en todos los temas, no es fácil. Pero estamos trabajando bien”, añadió el funcionario mexicano.

Los legisladores demócratas han planteado nuevos asuntos para modificarse en el T-MEC, como una condición para que este acuerdo comercial se ponga a votación, entre ellos los relacionados con disposiciones laborales, disposiciones ambientales, mecanismos de solución de disputas, patentes de medicamentos y reglas de origen para productos de aluminio y acero.

También el viernes, Richard Neal, presidente del Comité de Medios y Arbitrios, comentó que todavía ve “muy posible” que la Cámara de Representantes pueda votar sobre el acuerdo este año.

“Creo que se va a resolver”, dijo Neal sobre una nueva demanda de Estados Unidos relacionada con la regla de origen automotriz de productos de acero y aluminio.

Lighthizer pidió una definición más estricta de lo que constituiría el acero de Norteamérica, según las normas de origen automotriz, y ha pedido que el acero se “derrita y vierta” en la región.

Las reglas de origen se refieren al criterio pactado en un tratado para definir cuándo un bien es considerado originario (por su nivel de contenido regional) para gozar de las preferencias arancelarias.

El T-MEC comprende 34 capítulos, mientras que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) está integrado por 22. Esta ampliación en su contenido se debe a que el T-MEC tiene un mayor alcance, al incluir capítulos nuevos como comercio electrónico, competitividad, pymes, telecomunicaciones y anticorrupción, entre otros.

El 30 de septiembre del 2018, se anunció que los tres países habían llegado a un acuerdo sobre el T-MEC, que remplazaría al TLCAN y que se esperaba que entrara en vigor a fines del 2019 o principios del 2020.

Las renegociaciones se iniciaron en el 2017 a solicitud de Estados Unidos. El proceso se frenó en el segundo semestre del 2018 por las elecciones de mitad de mandato que tuvieron lugar en ese país en noviembre. El texto del acuerdo se concluyó y firmó el 30 de noviembre del 2018 (fecha que aseguraba la firma del gobierno mexicano saliente). México ya ratificó el T-MEC, mientras que falta la aprobación del Congreso de EU y el Parlamento de Canadá.

[email protected]