En línea con los pronósticos de crecimiento económico para el cierre del 2019, las expectativas de generación de empleo formal en México no son las más halagüeñas y el año en curso se perfila para cerrar como el de menor creación de plazas de trabajo en una década, según pronostican los especialistas en economía del sector privado que consulta mes con mes el Banco de México (Banxico).

En agosto, por décimo mes consecutivo, los analistas consultados en la Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado: Agosto del 2019, revisaron a la baja sus predicciones, quedando el promedio en un flujo de 419,000 nuevos empleos al cierre del 2019. Esta cifra es menor en 22,000 respecto del pronóstico de julio, lo que equivale a un descenso de 5% a tasa mensual.

De alcanzarse el pronóstico, al cierre del 2019 se habrán generado 37% menos empleos respecto de los 660,910 generados durante el año pasado. Esta cantidad sería la más débil desde el 2009, cuando se perdieron 171,713 empleos por la crisis económica de ese año.

En comparación con agosto del año pasado, la variable se ha hundido 40%, lo que equivale a un pronóstico inferior en 275,000 plazas respecto de los 694,000 nuevos empleos con los que hace un año se pensaba que terminaría el 2019.

En diciembre del 2018, el primer mes del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, los especialistas en economía consultados por el Banxico pronosticaban una creación de 634,000 nuevos empleos. Fue el último mes en que se estimó un valor por encima de las 600,000 plazas.

De enero a julio, se han dado de alta ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) 306,014 nuevos trabajadores, cifra que es 42.3% inferior a la observada durante el mismo periodo del año pasado. Paralelamente, en julio pasado el número de trabajadores dados de alta ante el IMSS creció 2.2% a 20 millones 385,379 trabajadores. Se trató del doceavo mes al hilo con la variable en desaceleración y el mes de menor ritmo de crecimiento desde marzo del 2010, cuando avanzó 2.1 por ciento.

En otro terreno, los especialistas consultados por el Banxico también previeron en agosto que el año termine con una tasa de desempleo de 3.65% como porcentaje de la Población Económicamente Activa (PEA), con lo que se hilaron dos meses de descenso en el pronóstico, luego del pico de 3.72% registrado en junio.

En un reporte, Grupo Financiero Banorte expuso que “los detalles apuntan a una mayor debilidad de la mostrada por el nivel de la tasa de desempleo, derivado principalmente del estancamiento de la actividad económica”.

Y destacó que: “1) El ritmo de creación formal de empleos sigue moderándose en 2.2% anual en julio, mínimo desde el 1T10; y, 2) la confianza empresarial se mantiene baja, aludiendo al poco apetito del sector privado por aumentar su capacidad productiva”.

[email protected]